FACTURA  empresarial del COVID

12 de abril de 2021

El golpe del Covid-19 generado unas perdidas a las grandes empresas el Ibex de 31.080 millones en patrimonio neto, más del doble de sus pérdidas declaradas.  En un año ha pasado de sumar unos fondos propios por 429.385 millones a 398.305 millones, según las cifras remitidas a la CNMV. 

Compartir en:

Esto deja a algunas grandes cotizadas cerca de necesitar una ampliación de capital para apuntalar su situación en cuanto sientan la recuperación.
Las empresas del Ibex han registrado unas pérdidas históricas, de más de 12.000 millones, que han cargado contra su patrimonio neto. Sin embargo, el menoscabo sobre los fondos propios es de más del doble que el de esas pérdidas declaradas. Esto es porque las empresas han cargado directamente contra el patrimonio algunas partidas, como el efecto de las divisas o de sus participadas, que en algunos casos tendrán que ir aflorando en los ejercicios posteriores. Estas pérdidas ocultas han sido de 34.200 millones, casi un 200% superiores a las declaradas.

Los números rojos que han afectado en mayor medida a las compañías más ligadas al negocio turístico o a las restricciones por el Covid-19. Por ejemplo, los fondos propios de Meliá se han reducido en el último un 60%, desde los 1.242 millones en 2019 a menos de 500 millones tras haber perdido 596 millones. Un caso similar es el de IAG que, pese a haber ampliado capital por 27.410 millones, ha sucumbido a las pérdidas por casi 7.000 millones y su patrimonio neto ha caído un 80%. Sus pérdidas ocultas han superado los 8.000 millones.
En cuanto a los grandes del Ibex, Telefónica ha perdido un tercio de sus fondos propios. Repsol, Ferrovial, ACS y Naturgy han sufrido un recorte de esta magnitud superior al 20%.

En el caso de Banco Santander esta cifra se dispara hasta los 17.266 millones, frente a las pérdidas oficiales de 8.771 millones. El patrimonio neto ha caído de los 100.000 millones euros, si bien para los bancos la medida de solvencia más importante es la regulatoria, que tiene su propio cómputo. Su ratio de capital de máxima calidad, CET-1, está en el 12.34%.
En el caso de Telefónica, estas pérdidas son de 4.281 millones. El efecto de la conversión de divisas es de 25.980 millones, de los cuales 15.363 millones corresponden al real brasileño. La libra esterlina le ha costado 3.344 millones y el bolívar venezolano, 3.754 millones. Y el peso argentino, 2.758 millones. Su patrimonio neto ha pasado de los 17.000 millones a los 11.000 millones en un año.
Las pérdidas integrales de Repsol han sido de 4.792 millones, un 45% superiores a los números rojos declarados de 3.289 millones. Esto ha dejado sus fondos propios en los 20.000 millones.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda