Orange no descarta fuertes ajustes laborales

22 de abril de 2021

Orange España está convencida de que la presión hacia el ´low cost´ en el mercado español ha venido para quedarse, al menos en el corto plazo. Este giro ha impactado de lleno en sus cuentas, con caídas de ingresos que han llegado a superar el 10% en el mercado minorista. 

Compartir en:

Ante este escenario, el consejero delegado de la filial, Fallacher, ha dejado la puerta abierta a potenciales ajustes laborales en la compañía. "No descartamos ningún tema; todo está sobre la mesa; si se llegara a una situación como esa, los primeros en ser informados serían los empleados y los sindicatos", ha asegurado el primer ejecutivo tras la presentación de resultados del primer trimestre del año.

Los dos últimos trimestres han tenido las mayores caídas de ingresos de la última década para la operadora en el país. Entre enero y marzo de este año, las ventas de Orange España se contrajeron más de un 7%, debido al 'low cost' y a la caída de ingresos de roaming (conexión de extranjeros a sus redes de telefonía) y del prepago, muy relacionado con la industria del turismo. "Esto no tiene visos de cambiar en el corto plazo; este cambio al low cost no va a ser temporal y posiblemente va a durar un tiempo", asegura Fallacher. Es por eso que no esperan que en este 2021 regrese el crecimiento de ese volumen de negocio.

Ante este escenario, una de las cuatro prioridades de la estrategia que se ha marcado el ejecutivo para los próximos meses es la transformación de la empresa "para adaptarnos a los cambios y al contexto macroeconómico". Entre las medidas que ya se han tomado se encuentra la reducción de marcas: en las semanas venideras, la empresa migrará a los clientes de República Móvil a Simyo y así reducir el gasto en marketing y publicidad entre sus enseñas más low cost. Y sobre Amena, la compañía se limita a asegurar que cuentan con ella "para los próximos meses". En el tercer trimestre del año pondrán sobre la mesa un plan global de arquitectura de marcas, donde habrá previsiblemente más cambios.


El último Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Orenge, se ejecutó en el año 2016 tras la compra de Jazztel por 3.500 millones de euros. Insiste en que, en caso de que se produzca algo así, los sindicatos y la plantilla de la compañía "serían los primeros en enterarse".

Más allá de los ajustes laborales, el ejecutivo está convencido de que la compra de Euskaltel por Másmóvil será "beneficiosa" para ellos pues siempre una consolidación rebaja algunos grados la temperatura del mercado. Habrá una consecuencia directa para los franceses: su negocio mayorista. Orange alquila su red en un contrato clave a ambos operadores. ¿Qué sucederá tras la transacción? "Habrá una renegociación, al menos, en el contrato de Euskaltel", ha confirmado Fallacher.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda