RENFE: La renovación de la flota paralizada por la Ley del Clima

26 de abril de 2021

El plan de renovación de flota de Renfe ha chocado de bruces contra el muro verde de la nueva Ley del Clima. El consejo de administración de la empresa que pilota Isaías Táboas va a abordar la conveniencia de dejar en vía muerta todo su programa de compra de trenes,  debido a que la disposición del plan rodante no sigue el compás marcado por el Ministerio para la Transición Ecológica. 

Compartir en:

La suspensión afecta a la reposición de los convoyes Regionales y de Cercanías de toda España, a excepción de Madrid y Barcelona que ya fueron adjudicadas a Stadler y Alstom el mes pasado. Pendientes quedan contratos por un importe conjunto de hasta 2.000 millones.

El programa de renovación en los hangares de Renfe incluía pedidos por un valor conjunto de alrededor de 5.100 millones de euros, con un componente tractor que permitiría crear más de 50.000 nuevos puestos de trabajo. Pero en el caso de la reposición de la flota nacional, fuera de la capital y la Ciudad Condal, los pliegos de la licitación incluían la compra de trenes híbridos, esto es, de tracción diésel y eléctrica, que Renfe explotaría, a fin de rentabilizar su inversión, durante años, con toda probabilidad, hasta la década de los sesenta. De cerrarse este megacontrato la empresa pública estaría hipotecando su futuro al uso de hidrocarburos. La primera de las pujas en marcha, objetivo de la marcha atrás de Renfe, es la del abastecimiento de los primeros trenes de Cercanías híbridos, capaces de combinar la tracción diésel y eléctrica por 365 millones. El pedido del grupo de Táboas abarca el suministro de 29 trenes más una opción para poder hacerse con nueve unidades adicionales. El monto total de la licitación se situó en los 474 millones al sumar los servicios de mantenimiento de la empresa adjudicataria de once de estos trenes por un periodo de 15 años. Todas las unidades serían de eje variable lo que les otorgaría la capacidad de circular también por líneas AVE.

En paralelo, Renfe abrió el concurso para suministrar hasta 105 trenes Regionales (de media distancia). En este caso el presupuesto de licitación alcanzaba los 1.320 millones. De ese centenar de unidades, el contrato incluyó la producción de 43 trenes en firme más una opción para adquirir otros 62 junto a las piezas. Como en el caso anterior, la compañía incluyó en los pliegos de licitación el mantenimiento de dichos trenes por parte del fabricante durante los quince años siguientes a la adjudicación. 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda