Telepizza cietra en perdidas

30 de abril de 2021

Food Delivery Brands (la antigua Telepizza, que integra ahora también a Pizza Hut) cerró el último ejercicio con unas pérdidas de 160,4 millones de euros, lo que supone tres veces más respecto al año anterior debido a la crisis causada por la pandemia.

Compartir en:

La compañía, que ha convocado la junta de accionistas para el próximo 23 de mayo, reduirá a tres el número de miembros del consejo de administración -hace un año eran cuatro- con la sustitución de Pablo Juantegui por Víctor Culebras, directivo del fondo KKR. La renuncia de Juantegui supone, por ahora, su marcha solo del consejo ya que seguirá, en principio, como presidente no ejecutivo, después de haber estado once años al frente de la empresa.
Food Delivery Brands destaca que cerró el ejercicio con un ebitda ajustado de 30 millones, por encima de las previsiones comunicadas al mercado, con una sólida aportación de 16 millones de euros en el cuarto trimestre. A pesar del fuerte impacto de la pandemia, las ventas de la cadena, incluyendo las franquicias, ascendieron a 997 millones, lo que supone un 20% menos respecto al ejercicio anterior. Los ingresos alcanzaron los 355,8 millones de euros, un 10% menos que en 2019.

"Estos resultados recogen tanto el impacto de la pandemia en el negocio como la transferencia de algunas tiendas propias a los franquiciados, parcialmente compensado por el cambio en el perímetro del grupo debido a la adquisición del negocio de Pizza Hut en México", asegura la compañía. El grupo contaba con un efectivo disponible a 31 de diciembre de 45 millones, a los que se suma un préstamo de hasta 30 millones otorgado por el Santander y el ICO, otro de éste último organismo concedido en junio de 2020 por 10 millones concedido y un préstamo subordinado de los accionistas de hasta 42 millones de euros, de los que aproximadamente 20 millones de euros han sido ya dispuestos.

Tras una brusca caída durante los meses de marzo y abril de 2020, las ventas en España y Portugal experimentaron una gradual recuperación a partir del mes de mayo, si bien, la segunda ola de contagios por Covid-19 a partir septiembre redujo la recuperación esperada en el último trimestre del año y muy especialmente en el periodo navideño.
A pesar de ello, y en un entorno de fuertes restricciones, las ventas de la cadena experimentaron un decrecimiento del 12%. En el resto de Europa, las ventas en Irlanda y Suiza se han visto mucho menos afectadas por la pandemia y han experimentado un fuerte crecimiento mes tras mes, beneficiándose de un entorno menos restrictivo para el negocio, según la compañía.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda