Lidl: record de beneficios

05 de mayo de 2021

Lidl sigue superando sus récords de rentabilidad en el negocio español. La compañía de supermercados de origen alemán repitió hito por sexta ocasión consecutiva, y alcanzó un nuevo techo de beneficios: 172,6 millones de euros en el ejercicio 2019-2020, que finalizó el 29 de febrero del año pasado, un incremento cercano al 1% respecto al anterior.

Compartir en:

Así consta en las cuentas anuales que acaba de depositar en el Registro Mercantil de Barcelona, con un periodo de retraso importante desde que cerró el ejercicio. Su memoria financiera es la única vía para conocer, aunque con muchos meses de demora, las ganancias de la compañía alemana en España, ya que suele informar de sus ventas anuales pero no así de su rentabilidad. Así, Lidl ha multiplicado por más de seis sus beneficios desde 2014, un periodo en el que ha acelerado su crecimiento en España, y en el que sus ingresos han crecido casi un 75%, alcanzando a 29 de febrero de 2020 los 4.400 millones, un 10% más que en el ejercicio anterior. En esa fecha contaba con 603 supermercados, lo que equivale a 28 aperturas netas. Durante aquel ejercicio Lidl invirtió 357,1 millones de euros en sus planes de expansión por España, como refleja en su informe de gestión.
Al acabar su año fiscal 2019 el 29 de febrero de 2020, las cuentas de Lidl están libres de cualquier efecto, positivo o negativo, que la pandemia haya podido tener en su negocio. Hace referencia a la misma en su informe de gestión, describiendo que no ha apreciado “efectos relevantes” en sus estados financieros, al operar en un sector definido como estratégico y esencial durante la crisis, y al basarse su operativa en el cobro al contado de todas sus ventas, lo que elimina el riesgo crediticio.

Lidl pudo afrontar la crisis del coronavirus con un buen colchón en su balance. La compañía decidió destinar su beneficio de 172,6 millones a reservas, con lo que estas se elevaron a 822,4 millones.
Pese a sus constantes y crecientes beneficios y su importante colchón, la agresiva estrategia de crecimiento que Lidl acomete en España, con un objetivo de unas 30 aperturas netas al año, necesita de financiación externa. Y esta volvió a crecer durante el ejercicio 2019-2020, superando por primera vez los 1.000 millones de euros de deuda bancaria.
Como describe la memoria financiera, durante el ejercicio 2019 Lidl selló 10 nuevos préstamos por un importe total de 320 millones con “diversas entidades financieras”. Menciona uno de 100 millones con Santander y otro de 50 con CaixaBank, ambos con vencimientos en 2024. Con todas estas operaciones la deuda con entidades financieras alcanzó los 1.022,7 millones, un 17% más, y le generó unos costes financieros por intereses de 6,3 millones. Otra fuente de financiación es la deuda con su matriz, que a cierre del ejercicio era de 94,5 millones, un 43% menos.

Las cuentas también muestran cómo la Agencia Tributaria levantó actas por “diversos conceptos tributarios” que Lidl firmó en disconformidad, y por las que registró un gasto de 934.000 euros en su cuenta de pérdidas y ganancias.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda