RYANAIR: con una caída del tráfico del 81%, perdió 815M€

17 de mayo de 2021

Ryanair ha anunciado este lunes unas pérdidas netas de 815 millones de euros en todo el año fiscal, ya que las restricciones debido al Covid-19 hicieron que sus niveles de tráfico cayeran un 81%. Los analistas habían previsto unas pérdidas netas de 933 millones de euros para los 12 meses que terminaron en marzo, según Refinitiv.

Compartir en:

La aerolínea de bajo coste ha indicado que el nuevo año fiscal "sigue siendo un reto, con la incertidumbre sobre cuándo y dónde se aliviarán los bloqueos debido al Covid y las restricciones de viaje". Ryanair ha explicado que su año fiscal 2021 ha sido "el más difícil en los 35 años de historia" de la compañía. "El Covid provocó que el tráfico se desplomara, casi de la noche a la mañana, de 149 millones a sólo 27,5 millones" debido a las restricciones de los Gobiernos europeos. La compañía ha destacado que no hubo ni previo aviso ni coordinación en la imposición de prohibiciones de vuelo, restricciones de viajes y cierres nacionales. "Hubo una recuperación parcial durante el verano de 2020, a medida que los cierres iniciales disminuyeron, sin embargo, una segunda ola de Covid-19 en Europa siguió rápidamente en el otoño con una tercera ola en la primavera. Esto creó enormes trastornos e incertidumbre tanto para nuestros clientes como para nuestra gente, ya que sufrieron los cambios constantes de las directrices del Gobierno, las prohibiciones de viajar y las restricciones", indica la nota remitida por la compañía.
Ryanair sigue explicando en el comunicado las consecuencias de la crisis, con un tono muy crítico con las políticas de la Unión Europea (UE), también en lo que respecta a las ayudas otorgadas a las aerolíneas. "(La crisis) desencadenó un tsunami de ayudas estatales de los Gobiernos de la UE a sus compañías aéreas de bandera insolventes, como Alitalia, AirFrance/KLM, LOT, Lufthansa, SAS, TAP y otras, que distorsionarán la competencia en la UE y apuntalarán a las compañías de bandera ineficientes y de alto coste durante muchos años", afirma.
Ryanair añade que están esperanzados por el reciente lanzamiento de múltiples vacunas contra el Covid-19 y esperan que su puesta en marcha facilite la reanudación de los viajes aéreos intraeuropeos y del turismo este verano.
"Si, como se prevé actualmente, la mayor parte de la población europea está vacunada antes de septiembre, creemos que podemos esperar una fuerte recuperación de los viajes aéreos, el empleo y el turismo en el segundo semestre del presente año fiscal (FY22). El reciente y fuerte aumento de las reservas semanales desde principios de abril sugiere que esta recuperación ya ha comenzado", añade.

Ryanair ha reconocido que el año fiscal 22 "sigue siendo un reto", con la incertidumbre sobre cuándo y dónde se suavizarán los cierres debido al Covid y las restricciones de viaje. El grupo espera que el tráfico del primer trimestre se vea "fuertemente reducido a entre 5 y 6 millones de huéspedes".
"Con una curva de reservas muy cerrada, la visibilidad para el resto del año fiscal 22 es casi nula, aunque las reservas han aumentado significativamente desde una base muy baja desde la semana 1 de abril. Por lo tanto, es imposible proporcionar una orientación significativa para el año fiscal 22 en este momento. Sin embargo, tal y como se ha anunciado recientemente, creemos que el tráfico del ejercicio 22 probablemente se sitúe en el extremo inferior de nuestra horquilla de 80 a 120 millones de pasajeros. También creemos (con cautela) que el resultado probable para el año fiscal 22 está actualmente cerca del punto de equilibrio, suponiendo que el éxito del despliegue de las vacunas este verano permita una relajación oportuna de las restricciones de viaje del gobierno europeo en el tráfico intraeuropeo a tiempo para el período pico de viaje de julio/agosto/septiembre".
Más allá de la crisis de Covid-19 y de la finalización con éxito de la vacunación, Ryanair ha dicho que espera tener "una base de costes muy mejorada y un balance muy sólido". También ha indicado que se beneficiará de una reducción de los costes de la flota durante la próxima década a medida que realice más entregas de su avión B737 'Gamechanger', que "mejorará materialmente los ingresos con un 4% más de asientos, al tiempo que reducirá sustancialmente los costes unitarios, especialmente el combustible".

Esto permitirá al grupo financiar tarifas más bajas y aprovechar las "numerosas" oportunidades de crecimiento y de cuota de mercado que se presentan ahora en toda Europa, especialmente allí donde las aerolíneas de la competencia han reducido sustancialmente su capacidad o han fracasado.
"El grupo espera beneficiarse de un fuerte repunte de la demanda de viajes reprimida durante la segunda mitad de 2021, y espera volver al crecimiento anterior a la crisis en el verano de 2022 con la ayuda de los aviones 'Gamechanger' y las nuevas bases (incluidas las anunciadas recientemente en Billund, Riga, Estocolmo, Zadar y Zagreb)", concluye.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda