Iberdrola y 50Hertz  construirán la subestación marina de Baltic Eagle

18 de mayo de 2021

Iberdrola y 50Hertz, el operador del sistema de transmisión en el nordeste de Alemania y responsable de la conexión del parque eólico marino a la red, han firmado un acuerdo para financiar y cooperar en la construcción, instalación y puesta en marcha de la subestación marina del parque eólico Baltic Eagle.

Compartir en:

Previamente, Iberdrola ya adjudicó contratos a la joint-venture Iemants-Fabricom, responsable de forjar todos los elementos estructurales, y al contratista marítimo Heerema, que se encargará de transportar la subestación al emplazamiento y su posterior instalación. La subestación marina, que será utilizada de forma conjunta por ambas empresas, es el núcleo central del parque eólico que Iberdrola promueve en aguas alemanas del mar Báltico. Su función consiste en recoger la electricidad producida por los aerogeneradores y transformar la tensión de 66 kV a 220 kV. Posteriormente, la electricidad se transmitirá por dos cables submarinos, de unos 90 kilómetros de longitud cada uno, hasta la red de transmisión terrestre en Lubmin, minimizando las pérdidas de potencia en su recorrido.
 
La subestación, con un peso total de 7.150 toneladas, se compone de una cimentación – tipo jacket – y una plataforma que alberga los transformadores y equipos eléctricos. La cimentación, de cuatro patas de acero, pesa aproximadamente 2.900 toneladas y se fijará al lecho marino utilizando dos pilotes martillados en cada pata. La plataforma consiste en un módulo cerrado de 5 plantas y cuenta con un peso neto estimado de unas 4.250 toneladas. El parque eólico marino Baltic Eagle, que tendrá 476 megavatios (MW) de capacidad, está situado al nordeste de la isla de Rügen, frente a la costa de Pomerania, en el mar Báltico, a una profundidad de entre 40 y 45 metros. Consta de 50 aerogeneradores de 9,525 MW de potencia unitaria sobre monopilotes y cubrirá una superficie de 40 km2.
 La entrada en operación del parque está prevista para 2024 y su producción anual total se estima que alcance los 1,9 TWh, suficiente para satisfacer de forma sostenible la demanda de 460.000 hogares y evitar la emisión de 800.000 toneladas de CO2 a la atmósfera cada año.
 
El proceso de fabricación está avanzando en diferentes lugares de Europa y las obras de la plataforma han comenzado ya en los astilleros de Iemants-Fabricom en Bélgica. España contribuirá con la fabricación de los ocho pilotes que llevará a cabo la empresa vasca Haizea desde sus instalaciones en Bilbao. El transporte de todos los elementos hasta su ubicación final tendrá lugar a lo largo de 2022, mientras que la finalización de la construcción y puesta en marcha tendrá lugar durante 2023.
  
Baltic Eagle se halla en una zona próxima a Wikinger, el primer proyecto eólico marino de Iberdrola en Alemania, que entró en funcionamiento en 2018. Wikinger y Baltic Eagle, con una capacidad combinada de 826 MW, se convertirán en el corazón del Baltic Sea Hub, un polo renovable en el mar Báltico llamado a actuar como epicentro de servicios offshore, además de proporcionar contenido local a los proyectos de Iberdrola en la región.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda