Los Amodio se retiran del rescate de Abengoa

19 de mayo de 2021

La familia mexicana Amodio –que había armado una oferta por el grupo de ingeniería junto al fondo, también mexicano, Ultramar EPI y la plataforma AbengoaShares– la abandona, al menos de momento.

Compartir en:

La due diligence encargada por el consorcio a Pérez-Llorca ha revelado riesgos que deberían acotarse con un control efectivo de la compañía, según fuentes financieras. Los Amodio quieren esto último, y las fuentes consultadas señalan que se solicitará una junta extraordinaria de accionistas para solucionarlo. Pero el tiempo juega en su contra. El viernes 21 vencen unos 170 millones de euros de deuda financiera y los acreedores han ido dándole bulas para aplazar su pago. Así, uno de los socios de esta oferta, Ultramar EPI, también mexicano, trabaja contra el reloj para rearmar esta oferta con otro compañero de viaje.

La propuesta preliminar implicaba la inyección de los Amodio y de Ultramar EPI de un total de 32,5 millones de euros en capital: 25 millones directamente y otros 7,5 millones a través de bonos convertibles en dos años. Estos inversores prestarían además 135 millones. El papel de los accionistas minoritarios estaba limitado a la inyección de capital, en los mismos términos que los planteados por los otros rescatadores. Así, el grupo de los Amodio, Ultramar EPI se quedaría con un 35% de Abenewco y la sindicatura tendría el mismo porcentaje.

Se queda, de momento, como única alternativa para el rescate de Abenewco la oferta del fondo californiano Terramar. Este presentó el pasado lunes su oferta vinculante ante la CNMV por la compañía con la aportación de 200 millones de euros entre créditos y capital. El fondo lanzó su rescate preliminar el pasado 17 de marzo. Inyectará 200 millones de euros, 50 de ellos en forma capital y el resto como créditos. Así, Terramar se propone controlar el 70% del capital. La oferta del fondo californiano, una plataforma que agrupa a varios inversores, será válida solo si la SEPI aporta 249 millones y si las instituciones financieras de la compañía (sus acreedores) aportan nuevas líneas de avales en un importe hasta 300 millones de euros. En torno a la misma cuantía anunciada el 6 de agosto del año pasado, aunque una parte se devolvería con el dinero estatal.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda