Vithas se lanza a la construcción de hospitales

27 de mayo de 2021

Tras la salida de CriteriaCaixa del capital de Vithas, la empresa familiar-patrimonial  de los Gallardo, Goodgrower, ha ampliado el objeto social de la compañía. "La construcción, instalación, adquisición o enajenación, por cuenta propia o ajena, de toda clase de edificios destinados en su totalidad o en parte a la actividad asistencial", reza ahora el texto estatutario

Compartir en:

El cambio llega meses después de que Goodgrower sellase la compra del 20% que el holding empresarial de Fundación La Caixa mantenía en el grupo hospitalario. La operación se enmarcó en la estrategia de rotación de activos de Criteria y dejó en manos de los Gallardo el control total de la sociedad, que registró una facturación cercana a los 550 millones de euros en 2019 (un 51% más que el año anterior). Tras la reciente modificación, el objeto social de la compañía amplía el negocio de gestión y edificación de instalaciones médicas a "todas las ramas y especialidades de forma parcial o integrada" de la actividad asistencial, incluida la hospitalización.
Antes del reciente cambio, el objeto de Vithas abarcaba "la participación en sociedades mercantiles dedicadas a establecimientos sanitarios y entidades de asistencia sanitaria mediante la adjudicación de acciones y la promoción, adquisición y venta de inmuebles".


El brazo inversor de la familia catalana enfoca su actividad en negocios del ámbito sanitario con un objetivo a largo plazo. Es el caso de  Vithas, cuya cartera incluye medio centenar de centros, entre hospitales y centros especializados, concentrados en Madrid, Cataluña y Valencia (donde se hizo fuerte a raíz de la citada compra de activos a Nisa). Su presencia se extiende a trece provincias. El grupo atiende a más de cinco millones de pacientes anuales.
Además del segundo mayor grupo hospitalario del país, Goodgrower también tiene en sus manos la farmacéutica Almirall. La compañía del Ibex 35 fue testigo del relevo generacional que vive el grupo familiar a finales del año pasado. Almirall nombró vicepresidente del consejo de administración a Carlos Gallardo, hijo del presidente de Almirall, Jorge Gallardo. La designación supuso un paso significativo en el proceso de sucesión a los mandos de la farmacéutica.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda