f

Telefonica podra relanzar su actividad en Brasil y Chile

03 de junio de 2021

La operadora ha recibido también todos los parabienes regulatorios de la Comisión Europea a las dos ´joint venture´ que va a constituir con el fondo de capital riesgo KKR y el fondo canadiense de pensiones CDPQ para gestionar y terminar de construir la red de fibra en Brasil y Chile.

Compartir en:

En los dos últimos años se han ejecutado en el seno de la operadora dos tipos de operaciones: unas destinadas, en buena parte, a la reducción de deuda y otras más orientadas a la optimización de la inversión y a la búsqueda de socios financieros que ayuden a los futuros desembolsos. En este último grupo se encuentran las 'joint ventures' que ha formalizado en Alemania y Latinoamérica para gestionar la red fija actual y, sobre todo, para compartir todos los costes que van a implicar los futuros despliegues -hay que recordar que las redes 5G necesitan de fibra para optimizar aún más sus conexiones-.
 
Primero llegó la de Alemania. Telefónica creó una sociedad que compartía al 50% con Allianz. El objetivo que persigue la operadora es apoyarse en la fortaleza económica del grupo germano para poder desplegar red de fibra óptica más allá de las grandes ciudades, centrándose en zonas rurales y semirrurales. En total, preveían invertir 5.000 millones de euros en los próximos años. para alcanzar más de 2 millones de hogares. El planteamiento, que se basa en el alquiler mayorista de esta infraestructura como un operador neutro a la propia Telefónica y a otros, fue respaldado por la Comisión a finales del año pasado. Ahora llegan el resto de movimientos.

Bruselas acaba de dar luz verde, también por la vía rápida, a las otras dos transacciones. Una de ellas era la venta del control de la red de fibra en Chile a KKR para gestionar la infraestructura en el país. La nueva filial estará controlada por el fondo de capital riesgo con un 60% de las acciones. La otra operación es la 'joint venture' al 50% de la mano del canadiense CDPQ (Caisse de dépot et placement du Québec) para alcanzar los 5,5 millones de unidades inmobiliarias pasadas por fibra en cuatro años. En ambos casos no ha habido ningún impedimento por parte de la Comisión y las ha declarado "compatibles con el mercado interior

Compartir en:

Crónica económica te recomienda