Nace  el primer consorcio de inteligencia artificial de la industria

15 de junio de 2021

Seis grandes empresas −Repsol, Gestamp, Navantia, Técnicas Reunidas, Telefónica y Microsoft− han creado IndesIA, el primer consorcio de economía del dato e inteligencia artificial del sector industrial en España, con vocación europea y voluntad de integrar a otras empresas y sectores.

Compartir en:

IndesIA es un proyecto tractor que nace con el objetivo de posicionar a España como referente en el uso de los datos y la inteligencia artificial en el ámbito industrial e impulsar el desarrollo de una nueva economía que genere crecimiento económico en el país.El sector industrial en España se enfrenta a grandes retos, como la necesidad de incrementar la competitividad mediante la automatización y optimización de los procesos industriales y mejorar la sostenibilidad mediante la eficiencia energética, el desarrollo de nuevos materiales con menor impacto ambiental y la apuesta por la economía circular. Para ello, va a necesitar escalar el uso de los datos y la inteligencia artificial en toda su cadena de valor.
El nuevo consorcio, que cuenta con el apoyo y la experiencia de organismos de referencia en este ámbito, como el Basque Artificial Intelligence Center (BAIC), trabajará asimismo para dinamizar la empleabilidad, reduciendo la brecha de formación existente en las disciplinas denominadas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, en sus siglas en inglés), generando nuevos puestos de trabajo de alta cualificación y facilitando la atracción y la retención del talento tecnológico en España.  Para la consecución de sus objetivos, el proyecto tractor se articula alrededor de las siguientes dimensiones:
- Identificar casos de uso en el ámbito industrial que puedan ser resueltos mediante el dato y la inte- ligencia artificial, demostrando el valor que pueden aportar estas tecnologías y su transversalidad.
- Crear unos mecanismos aceleradores que agilicen el proceso de desarrollo de soluciones basadas en big data e inteligencia artificial, facilitando el acceso a los recursos técnicos y económicos nece- sarios para implementarlos.
- Generar un ecosistema de start-ups, centros tecnológicos y universidades especialistas en la investigación y el desarrollo de soluciones de inteligencia artificial aplicadas al ámbito industrial que permitirá compartir y aplicar los conocimientos y las soluciones más eficientes.
- Impulsar la creación de una gran plataforma interoperable de datos industriales que promueva el desarrollo y consumo de soluciones de inteligencia artificial.
- Alcanzar acuerdos para facilitar el acceso a tecnologías de vanguardia (IoT, 5G, cloud, super- computación, quantum, edge computing...) que habilitarán el desarrollo de los casos.
- Crear una Escuela de Datos & Inteligencia Artificial para poder involucrar y capacitar a los profe- sionales del sector industrial en el uso y la analítica del dato mediante itinerarios de formación ade- cuados, que además se focalicen en el fomento de la diversidad, la igualdad de género y la apuesta por los perfiles STEM.

Ya se han identificado más de 60 casos de uso basados en inteligencia artificial y analítica de datos que ayudarán a traccionar las cadenas de valor de cinco grandes ámbitos industriales y su tejido empresarial: energía, automoción, naval, telecomunicaciones e ingeniería. Con ello, casi cualquier proceso en el ámbito industrial será susceptible de ser mejorado a partir del uso de los datos y la inteligencia artificial. Además, existen muchas sinergias transversales en la aplicación de estas tecnologías a procesos comunes en todas estas industrias, por ejemplo, en el mantenimiento predictivo de los equipos, la optimización de la planificación productiva, la logística inteligente, el desarrollo de plantas productivas autónomas, la optimización del consumo energético en la producción, el desarrollo de gemelos digitales, la robotización de procesos industriales, la optimización de la calidad y el desarrollo de materiales avanzados.
IndesIA contempla la generación de una biblioteca de casos industriales transversales y funcionales, debidamente documentados y con acceso a los datos que han permitido resolverlos, que reducirá las barre- ras de entrada a la tecnología de inteligencia artificial para las empresas y para las más de 100 pequeñas y medianas empresas que ya están en proceso de adhesión al consorcio.

El proyecto tractor impulsará la creación de una gran plataforma interoperable de datos industriales que facilite el desarrollo y el consumo de soluciones de inteligencia artificial y analítica de datos. La plataforma permitirá acelerar la ingesta de datos desarrollando conectores con los principales proveedores de soft- ware y hardware industriales, garantizando la captación de datos en tiempo real de la actividad de las distintas empresas. Con ellos se generarán data lakes abiertas con datos agregados, fiables y listos para ser utilizados transversalmente en el desarrollo de sus soluciones de inteligencia artificial. La plataforma fomentará el diseño y la elaboración de modelos de datos y capas semánticas estandarizadas que faciliten la interoperabilidad de los datos de las empresas del sector.
Toda la gestión de los datos se hará garantizando los principios europeos de protección y soberanía del dato, proporcionando mecanismos para que el propietario del dato controle dónde se almacena, quién accede a él y qué tipo de procesamiento se realiza sobre el mismo, garantizando un tratamiento seguro de esos datos (anonimización, etc). La seguridad y privacidad del dato industrial y personal será un principio de diseño básico para la tecnología, las plataformas y los casos de uso que desarrolle y promocione el consorcio.
Para desarrollar estos casos de uso se está formando un ecosistema de empresas, start ups, centros tecnológicos y universidades especializadas en la aplicación de la inteligencia artificial en el ámbito indus- trial. Esta red de colaboración permitirá rápidamente extender los conocimientos y prácticas más eficientes, además de adaptarlos a las necesidades particulares de cada sector.
El consorcio también trabajará con universidades públicas y privadas para potenciar la empleabilidad mediante el upskilling (perfeccionamiento) y reskilling (recapacitación) de los empleados en STEM, con foco en la inteligencia artificial. Para ello, se definirán itinerarios de formación para cubrir tanto los cono- cimientos generalizados que deben obtener los empleados del sector industrial para entender mejor cómo estas soluciones pueden ayudar en su día a día, como los más especializados para hacer reskilling y formar internamente a nuevos perfiles como data scientists y data engineers.
El comercio de Reino Unido se enfrenta a retos sin precedentes. En 2020, la pandemia provocó una abrupta caída de la demanda interna y externa, restricciones de viaje e interrupciones en los flujos fronterizos coincidiendo con un momento de creciente incertidumbre en torno a la futura relación comercial con la Unión Europea. El Acuerdo de Comercio y Cooperación firmado en las últimas horas de 2020 mejoró las perspectivas de 2021, ya que permite que las mercancías sigan comercializándose libremente, pero las barreras no arancelarias en forma de burocracia aduanera e incertidumbre normativa están perturbando los flujos comerciales, que ha caído a niveles no vistos desde principios de 2016.

Al comparar los datos de los últimos doce meses con los de 2018, el último año antes de que la activación de los plazos clave del Brexit comenzase a contribuir a la volatilidad, se aprecia una caída del 18,9% de los intercambios con la Unión Europea, frente al 9,1% con el resto del mundo. Además, los datos de comercio exterior de Reino Unido del primer trimestre de 2021 muestran una novedad significativa: por primera vez desde que hay registros, el valor de las importaciones de Reino Unido en mercados extracomunitarios superaron a las compras a la Unión Europea.
 
El comercio global de Reino Unido cayó un 16% en el primer trimestre de 2021 en comparación con el cuarto trimestre de 2020. Aunque en gran medida esta evolución es reflejo de la pandemia, el impacto que puede atribuirse al Brexit es notable. De hecho, el comercio con la Unión Europea descendió de forma más intensa (22,4%), con caídas generalizadas en todos los países socios. Los intercambios con Alemania y Francia se redujeron un 22,4% y un 26,1%, respectivamente. El comercio con Irlanda fue el que más se contrajo (37%). Uno de los efectos del Brexit ha sido la acumulación de existencias en el cuarto trimestre de 2020, especialmente en las exportaciones de productos químicos y farmacéuticos.  

Los datos más recientes de las Cámaras de Comercio británicas estiman que el 41% de las empresas han sufrido una caída de ventas en el primer trimestre. Las exportaciones son históricamente bajas y se están deteriorando. Las empresas de mayoristas y minoristas vieron caer sus exportaciones un 60%. Además de la volatilidad comercial, las empresas afrontan mayores gastos derivados de los retrasos en las cadena de suministro del sector manufacturero. La caída del comercio internacional británico está encabezada por los combustibles, cuyas exportaciones se redujeron un 37,6% interanual. A pesar de un periodo de gracia en las normas de origen para muchos productos de maquinaria y equipos de transporte, que suponen un tercio de las exportaciones británicas a la Unión Europea, los mayores costes administrativos y la incertidumbre normativa provocaron una contracción del 19,8%, lo que supone casi la mitad del descenso de los flujos comerciales. De acuerdo con la cláusula de origen, el comercio de mercancías solo está libre de aranceles si al menos el 50% del valor se crea en Reino Unido o la Unión Europea. Esto es especialmente relevante en el caso del sector químico y sus grandes cadenas transfronterizas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda