renfe

Renfe busca los fondos europeos con la ayuda de Deloitte

15 de junio de 2021

Renfe pone la directa para hacerse con los fondos europeos que prometió el Ministerio de Movilidad (MITMA) y que beneficiará al ferrocarril frente a otros sistemas de transporte como el avión. La compañía presidida por  Táboas ha examinado hasta siete distintas propuestas recibidas y ha decidido que la big four Deloitte sea el asesor externo que le ayude a pujar por los distintos proyectos europeos. 

Compartir en:

Las líneas básicas de estos planes son programas dirigidos a la descarbonización, con el foco puesto principalmente sobre la tecnología del hidrógeno. Deloitte tiene desde el pasado lunes 7 de junio seis meses para llevar a cabo una tarea de búsqueda importante en la que el ferrocarril aspira, al menos, a más de 6.000 millones de euros, cifra que puso sobre la mesa el ministerio dirigido por José Luis Ábalos el pasado mes de mayo. Aunque hay muchos criterios a tener en cuenta, el propio Gobierno desgrana en su plan España sí se puede que entre sus propósitos principales está la "transformación de los entornos urbanos, metropolitanos e interurbanos a la potenciación del transporte público y la movilidad eléctrica". 

Otro de los retos principales es la descarbonización, misión para la cual hay muchas esperanzas en la tecnología del hidrógeno, que promete ser la mejor alternativa frente al diésel. En este sentido, la propia Renfe ya se ha pronunciado dando marcha atrás a la compra de trenes que todavía usaban este combustible. Por su parte, fabricantes como Alstom y Talgo han reconocido que trabajan en distintos prototipos y tienen la esperanza de empezar a probarlos en fase de pruebas. Sobre la cantidad de dinero al que aspirar, en el sector hay muchas dudas. Pese a que distintos portavoces del ministerio han dado cifras dispares en los últimos meses, las cifras que se han plasmado en el plan del Ejecutivo son las más concretas. En este sentido, el MITMA aclara que ha reservado 1.090 millones para empresas, casi la mitad (409 millones de euros) para "ayudas a concurrencia competitiva". El grueso del dinero, no obstante, es para la administración, con el Ministerio a la cabeza (7.600 millones de euros), seguido de las comunidades autónomas (1.010) y las entidades locales (1.500). Con todo, Renfe también podrá aprovecharse de las partidas para la administración, pues el propio ministerio tiene en mente ayudas directas para cercanías y corredores transeuropeos, entre otros.
Renfe y Adif, juntos ya en consorcio

Con la resolución de su contrato, Renfe sigue los mismos pasos que Adif, que hace solo una semana cerró su proceso particular para encontrar asesor. En su caso, la elegida fue la big four KPMG, quien ya ha prestado otros servicios a la compañía pública en el pasado. El más importante fue la elaboración de su plan estratégico de cara a la liberalización del sistema ferroviario, en el que el sistema de cánones iba a cobrar mucha más importancia para su solvencia económica.
Aunque no se han publicitado apenas las distintas iniciativas Next Generation, operador y gestor ferroviario ya exploran algunos planes. Lo hacen en conjunto en un consorcio conocido como FCH2RAIL. Junto a firmas como Toyota, Renfe y Adif persiguen proyectos que promueven la potenciación de la tracción híbrida hidrógeno-electricidad en trenes. 
Deloitte, por su parte, se ha llevado el contrato con Renfe por ser la oferta más ventajosa en el plano económico, de acuerdo a la documentación oficial. La consultora suma así un nuevo acuerdo con la administración al calor de los fondos europeos, después de adjudicarse un servicio similar con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), entidad adscrita al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) de Teresa Ribera.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda