Las sicav en vías de extinción

15 de junio de 2021

Las sociedades de inversión colectiva de capital variable, el vehículo utilizado durante décadas por las familias españolas más ricas para canalizar sus inversiones, han registrado desde enero de 2020 unos reembolsos netos de 1.307 millones de euros. La decisión del Gobierno de endurecer la regulación sobre las mismas está provocando el cierre de muchas de ellas o las retiradas de fondos.

Compartir en:


De acuerdo con los datos facilitados por la consultora VDOS, en 2020 se produjeron unas salidas netas de dinero de sicavs por valor de 1.075 millones de euros. Y este año han salido, hasta el cierre de mayo, otros 232 millones de euros
El patrimonio máximo alcanzado por este tipo de vehículos se alcanzó a finales de 2015, cuando llegaron a acumular 34.000 millones de euros, llegando a haber 3.409 sicavs. Cinco años después, el patrimonio había caído a 27.600 millones y el número de vehículos ascendía a 2.434.
El declive de las sicavs llegó con el auge de formaciones como Podemos o Ciudadanos, que empezaron a incluir en sus programas electorales algunas propuestas para estrechar el cerco sobre estas figuras. La amenaza se concretó en diciembre de 2019, cuando el partido socialista y Unidas Podemos cerraron un pacto de Gobierno que incluía la aprobación de una normativa que exigía que en las sicavs hubiera al menos 100 accionistas con una inversión mínima de 2.500 euros, para tratar de acabar con la figura de los hombres de paja: inversores que figuraban en sicavs de grandes fortunas, para completar el número mínimo de accionistas.

Esta medida, que aún está terminando de definirse legislativamente, es un contratiempo para la inmensa mayoría de las sicavs. Por eso, son muchas las familias adineradas que han optado por disolver sus vehículos de inversión, traspasar el dinero a fondos o reconvertirlos en una sicav de derecho luxemburgués.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda