Pallete convoca a su equipo para reflexionar

25 de junio de 2021

El presidente de Telefónica, Álvarez-Pallete, convoca un nuevo ´superconsejo´ para hacer balance de este  curso corporativo en el que se han cerrado dos de las principales operaciones corporativas de la historia de la operadora de telecomunicaciones española. El encuentro se celebrará durante dos días de la próxima semana. 

Compartir en:


El objetivo último es analizar a fondo lo logrado hasta ahora y la situación del sector, a las puertas del despliegue de las redes ultrarrápidas 5G y del reparto de los fondos europeos de recuperación, y del mercado, con la acción atrapada en el entorno de los 4 euros.
Álvarez-Pallete y el consejo llegan a este 'retiro' en las afueras de la capital después de que la Junta General de Accionistas diera luz verde no sólo a la reelección del presidente ejecutivo y de dos consejeros independientes (Carmen García y Francisco José Riberas) y uno dominical (Ignacio Moreno), sino también al primer gran recorte del dividendo del último lustro. Y llegan con un núcleo duro accionarial, conformado por BBVA y Caixabank, que no se ha visto alterado pese a las potenciales amenazas de accionistas hostiles. 

En la reunión se analizarán las previsiones y los retos a futuro de la operadora. Uno de los más destacados es Latinoamérica, después de dos años con el empeño de reducir su exposición y vender todos o una parte de los activos de la región. La reducción de valoraciones ha llevado a que no se haya aún cerrado ninguna operación nueva más allá de la de Costa Rica, que está más encarrilada tras la autorización del organismo regulador. Los problemas de las divisas y el impacto del coronavirus en éstas no han ayudado para mejorar el panorama. Para el segundo semestre de este año está previsto el cierre de la venta del cable submarino, en la que el fondo canadiense Brookfield ha ganado enteros como potencial comprador, y de la compra de los activos móviles del operador móvil brasileño Oi junto a Carlos Slim y Tim.

Mientras todo esto sucede, la operadora debe analizar las inversiones que tiene por delante para el despliegue de las redes ultrarrápidas 5G, cuyo espectro radioeléctrico ya ha comprado en mercados prioritarios como el británico y está en vías de hacerlo en otros como el brasileño o el español. En este último afrontará en las próximas semanas una subasta pública clave de la banda de 700 Mhz, cuyo precio de salida ha sido rebajado por el Gobierno tras la presión de la propia Telefónica y del resto de telecos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda