Las eléctricas también sufren con la subida de precios

12 de agosto de 2021

El descontrol del mercado de la electricidad también pasa factura a los gigantes de la industria. Iberdrola, Endesa, Repsol y Naturgy dispararon  casi un 22% sus gastos de aprovisionamientos entre enero y junio respecto al primer semestre del año pasado. 

Compartir en:

En términos absolutos, el gasto del 'Ibex eléctrico' en abastecer sus reservas de energía aumentó en 7.000 millones de euros frente al pasado ejercicio, un incremento que las compañías atribuyen a la progresiva reapertura de la economía y a la burbuja del CO2 y el gas, que ha instalado los precios del pool en máximos históricos. Los aprovisionamientos abarcan, en esencia, los importes relativos a la adquisición o fabricación por terceros de las materias primas (commodities en la jerga financiera) que las empresas adquieren para su posterior venta o transformación. En conjunto, las cuatro 'grandes' eléctricas del selectivo español se anotaron un gasto de 39.400 millones de euros por este concepto en la primera mitad del presente ejercicio, frente a los poco más de 32.000 millones del mismo periodo del año pasado.

"En el primer semestre de 2021 los mayores costes de 'Aprovisionamientos' obedecen fundamentalmente a los mayores volúmenes de compras por la mayor actividad y al incremento de precios de las materias primas", señala el informe de Repsol. El pasado año, el grupo que dirige Josu Jon Imaz se anotó un gasto de 12.800 millones de euros por este concepto en los primeros seis meses de 2020. La cifra este año ha crecido hasta los 15.400 millones.  
En segundo lugar se encuentra Iberdrola que registró aprovisionamientos por importe de 10.246 millones frente a los 8.417 del primer semestre de 2020. En Endesa la cifra ha pasado de 5.961 millones a 7.426 millones. Mientras que para Naturgy el gasto ha aumentado de 5.070 millones a 6.331.  A la hora de rendir cuentas ante el mercado, los máximos ejecutivos de los gigantes del sector alegaron los mismos motivos que la petrolera.

La mecánica del mercado eléctrico está detrás de esta paradoja. El modelo marginalista dicta que todas las tecnologías cobren por la electricidad el precio de casación, es decir, el que aplica la última tecnología en entrar al sistema para cubrir completamente la demanda existente a una hora determinada. De este modo, aquellas que producen electricidad a bajo coste reciben más de lo que le han pedido al mercado. Ahora, el orden de entrada al sistema comienza en la nuclear y finaliza en el ciclo combinado de gas. 

España agudizó su dependencia del gas en el primer semestre pese a que su precio es cuatro veces mayor que el año pasado. El apagón nuclear y las temperaturas extremas, que neutralizan parte de la capacidad renovable, ayudan a entender este escenario. También las cuentas de las cuatro grandes eléctricas que, sin excepción, cerraron el semestre con beneficios. El negocio verde de Iberdrola registró un margen bruto de 2.400 millones hasta junio, un 31,3% más que en 2020. La cifra de negocios de Naturgy superó los 9.1oo millones, un 17,3% por encima del año anterior, con las divisiones de Gestión de la energía y Comercialización como las más  favorecidas por el alza de la luz.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda