Se busca socio para la trasformacion de Barajas

13 de agosto de 2021

El desarrollo del suelo virgen del aeropuerto de Madrid-Barajas ha comenzado en firme este mediodía con el banderazo de salida a la búsqueda de un socio mayoritario, por parte de Aena, para transformar las primeras 28 hectáreas. El Área 1, cercana a la zona de vuelo, a la autovía A2 y al polo logístico del Corredor del Henares, será dedicada a la logística y suma un aprovechamiento máximo de 153.000 metros cuadrados, a lo que se sumarán otras cuatro hectáreas en zonas verdes.

Compartir en:

Aena va a contar con un único colaborador para esta primera ofensiva en la construcción de la futura ciudad aeroportuaria de Madrid-Barajas. La licitación arrancará en el último trimestre de este año y pasa por dos fases: una primera de precalificación que se abordará a lo largo de un mes, y la de presentación y evaluación de ofertas, cuya duración se estima en cinco o seis meses. El presidente de Aena, Lucena, ha indicado que se ha pasado del máster plan inmobiliario de 2018 a un detallado proyecto de ciudad aeroportuaria. En abril de ese 2018 el entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, cuantificó en 3.000 millones la inversión necesaria para ejecutar el plan inmobiliario de Barajas en su totalidad. Hoy Lucena ha eludido comprometerse con cifras.

La puesta en valor del abundante suelo de Madrid-Barajas promete convertirse en uno de los pilares de negocio no regulado de Aena en las próximas décadas, a lo que sumarán los desarrollos de Barcelona-El Prat y otros grandes aeropuertos de la red. Pero Aena no quiere que esta expansión escape de un estrecho control. Pese a contar con una participación minoritaria en las empresas que ejecutarán obras y operación comercial, Aena ha publicado un Libro Blanco, elaborado por Idom y Ezquiaga Arquitectura, que será "guía de diseño con directrices de obligado cumplimiento", ha advertido la directora comercial de Aena, Cuenda. Este guión persigue la promoción de edificios sostenibles, inversiones de valor añadido, vías de colaboración entre administraciones o la máxima innovación en el diseño.
El inversor elegido tendrá mayoría en el capital de la sociedad anónima conjunta con Aena y aportará capital. El gestor aeroportuario, por su parte, entrega el derecho de superficie durante 75 años. La compañía pública busca un compromiso a medio plazo, por lo que los pliegos no contemplan la posible salida del socio inversor antes del séptimo año.
Los candidatos a desarrollar la primera parte del polo logístico de Barajas deberán tener experiencia contrastada en la construcción de este tipo de desarrollos en los últimos 15 años, y en su gestión a  lo largo de cinco años en el último periodo de 15. La cartera de activos logísticos para demostrar solvencia deberá ser de un mínimo de 300.000 metros cuadrados, de los que 150.000 deben ser en suelos europeos.

Lucena ha remarcado en el acto de presentación que se trata de un paso estratégico para Aena y de una oportunidad de reactivación económica para Madrid y el resto del país. Tras este lanzamiento, vendrán las primeras licitaciones del plan de Barcelona-El Prat y, posteriormente, las de Málaga, Palma, Valencia y Sevilla.
Madrid-Barajas tiene potencial para el desarrollo de 323 hectáreas de suelo (más de dos millones de metros cuadrados de aprovechamiento) hasta el año 2060, de los que se van a licitar las 32 primeras (28 edificables), un 10% del total. El suelo es suelo es urbano y los accesos están ya ejecutados; resta el estudio de detalle o proyecto de ordenación, del que se ocupa la propia Aena.
Los planes de Aena pasan por dedicar 257 hectáreas a actividades logísticas, con 1,4 millones de metros cuadrados de aprovechamiento. Habrá 62 hectáreas para la Air City frente a la Terminal 4, donde se construirán hoteles, centros de convenciones y oficinas sobre suelos ya preurbanizados. Y las nueve últimas hectáreas irán destinadas a actividades aeronáuticas y de carga, área pensada para la construcción de hangares. el proyecto busca hacer de Madrid-Barajas un punto de referencia para el mantenimiento de aeronaves.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda