RTVE pide fondos a la SEPI para pagar  a CaixaBank

03 de septiembre de 2021

Los problemas económicos que atraviesa RTVE siguen marcando su día a día. Al incremento preocupante de su deuda en los últimos años y la crisis de audiencias se ha sumado ahora un nuevo frente. El motivo es el pago del crédito que la corporación solicitó este verano a CaixaBank para pagar el IVA de enero de 2015 a septiembre de 2017 que adeudaba. 

Compartir en:

Un préstamo que la empresa estatal tuvo que pedir después de que el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) rechazara su recurso y le forzara a abonar 126,2 millones a la Agencia Tributaria. El problema es que la sociedad no dispone ahora de los recursos suficientes para devolver el dinero, lo que ha llevado a su presidente, José Manuel Pérez Tornero, a reclamar ayuda a la SEPI para que le permita acceder a más fondos públicos con los que hacer frente al pago.

Esta reclamación de Tornero a la entidad pública se explica con la limitación de recursos que padece RTVE desde hace un tiempo. Solo en el primer trimestre, su deuda se incrementó en 64 millones, por lo que la misma ascendió hasta los 184,1 millones de euros. Una situación heredada de la etapa de Rosa María Mateo, que además estuvo marcada por el impacto del coronavirus sobre sus cuentas. A esto hubo que sumar el varapalo del TEAC, que ni valoró el recurso de RTVE para evitar el pago del IVA por las subvenciones que recibía por compensación de servicio público. La decisión se conoció en abril de este año, lo que provocó que la corporación tuviera que movilizarse para hacer frente a ese pago el pasado 4 de junio.
La petición de la compañía pública está recogida en una respuesta parlamentaria a varios diputados de Vox a la que ha tenido acceso La Información. La cuestión trata sobre cómo pretende RTVE hacer frente al pago del crédito, que expira el 31 de diciembre de 2021. La réplica, firmada por Tornero, es que ya están en conversaciones con SEPI, que es su única accionista, "para la autorización de un aumento del endeudamiento de RTVE superior al previsto en el presupuesto de 2021". La otra fórmula que propone el presidente de la corporación es que la entidad que depende del Ministerio de Hacienda le preste "apoyo financiero" en el caso de que sea necesario.  

Estas posibilidades planteadas por la cúpula de la corporación supondrían volver a inyectarle dinero público 'extra' con respecto a su presupuesto, que para 2021 llegó a los 1.127 millones de euros. Por ejemplo, la primera opción implicaría aumentar una deuda después de que hayan pedido un crédito para solventar otra que tenían pendiente. Por lo que el problema aún no estaría resuelto y seguiría reflejado en los balances de la empresa estatal. La del apoyo financiero es una fórmula que ya se ha utilizado en el pasado por motivos puntuales. Por ejemplo, fue la que planteó Rosa María Mateo cuando se estaba negociando la compra de los derechos para emitir los Juegos Olímpicos de Tokio. Finalmente, esa partida se incluyó en las cuentas para este año. 
Lo que sí está solucionado es esa deuda con Hacienda, que era la cuestión más urgente que tuvo que afrontar Pérez Tornero cuando accedió a la presidencia de RTVE. Desde la firma audiovisual confirman que ya están al corriente de sus obligaciones, como recoge un documento de la Agencia Tributaria al que ha tenido acceso este diario. Aun así, la corporación insiste en rechazar esta resolución por la que tuvo que recurrir a CaixaBank.  

Aún se desconoce si la SEPI permitirá a RTVE endeudarse más o le dará ese oxígeno que reclama. Lo que sí está claro es que la advertencia que hizo Tornero cuando se convirtió en principal responsable de la empresa pública sobre la delicada situación económica de la sociedad iba en serio. Como recordó él mismo hace meses, las pérdidas de 2020 llegaron a los 31,6 millones. A este 'roto' hubo que sumar esos 126,2 millones del IVA, que era un golpe con el que no contaba cuando empezó su gestión. 
Para evitar que esta situación se alargue, el presidente ha reclamado una mayor aportación de los operadores privados y que se le permita crear una plataforma internacional para que pueda cobrar por sus contenidos en países extranjeros. Algo que no puede hacer en España. 
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda