Google creció en España

17 de septiembre de 2021

Google cerró 2020 con una facturación de 148,1 millones de euros en España, un 12% más que en 2018, cuando la sociedad alcanzó una cifra de negocios neta de 132 millones, según los datos del registro mercantil recogidos por Infoempresa.com. La compañía atribuye el aumento a una mayor demanda de sus servicios.

Compartir en:

Las cuentas siguen sin reflejar el negocio real de la empresa en el país, ya que la filial del gigante estadounidense mantiene sus ventas en Irlanda y registra localmente solo los ingresos por prestar servicios de marketing y soporte a Google Ireland y servicios de investigación y desarrollo a Google LLC. Google pagó el pasado año 8,4 millones de euros en impuestos sobre beneficios, una cifra un 5,6% inferior a los 8,9 millones abonados un año antes. El beneficio neto de Google Spain, la principal sociedad de Google que factura en España, cayó el pasado año un 4% hasta 24,8 millones de euros, debido fundamentalmente a un incremento importante del gasto en personal. Su resultado de explotación fue de 33,2 millones frente a los 34,8 millones alcanzados en el ejercicio anterior.

Los gastos de personal sumaron un total de 74,8 millones de euros, un 37% más que en 2019, tras aumentar su plantilla en el país. El  número medio de personas empleadas en Google España pasó de 257 a 337. La mayoría de las nuevas contrataciones fueron mujeres. A cierre de 2020, la compañía sumaba 367 trabajadores, 57 personas más que en diciembre del año anterior.
La compañía también ha disparado un 83% los gastos en las actividades de investigación y desarrollo que la sociedad realiza para Google LLC, pasando de 3,7 millones en 2019 a 6,6 millones en 2020.
Además, la compañía aumentó sus gastos en desarrollo e innovación un 83% hasta los 6,6 millones de euros. Y ha casi duplicado los gastos por arrendamiento (sus oficinas en Torre Picasso y otros inmobilizados) hasta los 4,5 millones de euros.

En su memoria de cuentas, la compañía asegura que "no tiene planes de reestructurar, reorganizar o enajenar activos distintos a los reflejados" y que el coronavirus "no tuvo impacto alguno en su negocio". No obstante, advierte que el impacto de la pandemia continúa evolucionando y que "el alcance final del impacto sigue siendo incierto y difícil de predecir".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda