ACS, a través de Cobra en la subasta de concesiones en aguas profundas

21 de septiembre de 2021

La española quiere hacer valer su tecnología flotante en un concurso, el ScotWind Leasing, al que también optan Iberdrola en alianza con Shell, la eléctrica alemana RWE, Equinor, Eni, Total, BP, Marubeni, Vattenfall, SSE Renewables, Qair Marine y Ocean Winds, entre decenas de referencias.

Compartir en:

Fuentes conocedoras del proceso apuntan que ACS ha presentado distintas ofertas, por desarrollos de 1.000 a 1.500 megavatios (MW), postulándose para proyectos por un total de 7.000 MW. La española participa en la pugna a través de su firma británica Offshore Wind. El registro para participar en el proceso auspiciado por Crown State Scotland (titular de las aguas de Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte) estuvo abierto entre enero y el pasado 16 de julio, presentándose un total de 74 propuestas.

Tras una primera subasta dirimida el pasado febrero, en la que ACS se hizo con 480 MW, el apetito inversor sigue siendo notable al tratarse de las primeras concesiones de fondos marinos tras más de una década sin licitaciones. En el primer proceso, denominado Ronda 4, hubo cuatro adjudicatarias: ACS se hizo con el proyecto Morecambe en el mar de Irlanda, a 35 kilómetros de la costa inglesa de Blackpool; BP, en consorcio con la eléctrica germana EnBW Energie, ganó derechos en fondos marinos para desarrollar una potencia instalada de 3 gigavatios (GW); Total se llevó 1,5 GW en alianza con el fondo Macquarie, y la eléctrica germana RWE se apuntó 3 GW en solitario.
En esa primera adjudicación, la firma que preside Florentino Pérez obtuvo permisos para instalar y explotar parques en aguas de 20 a 35 metros de profundidad. En este caso, ACS puede anclar los aerogeneradores a cimentaciones a base de monopilotes. Escocia se ha marcado el objetivo de la neutralidad en carbono en 2045, para lo que resulta básico este programa de concesión de fondos marinos, que afecta a más de 2.000 kilómetros cuadrados repartidos en 15 áreas. El desafío es facilitar la promoción de más de 10 GW de potencia instalada antes de 2030.

El sistema de adjudicaciones que apadrina Crown State Scotland es de pago por derecho a construir, con un máximo de 100.000 libras anuales por kilómetros cuadrado. Una vez puestos en funcionamiento los parques, las empresas soportarán un canon sobre los ingresos generados. Cada uno de los permisos deberá pasar el trámite de evaluación ambiental conocido como Evaluación de Regulaciones de Hábitats (HRA por sus siglas en inglés)
Los suelos marinos en juego están en zonas profundas, lo que requiere tecnología flotante

ACS también se ha hecho este verano, a través de Cobra, con los derechos exclusivos para desarrollar un parque flotante de 100 MW en el área de Cornualles (Inglaterra). Esta otra concesión vuelve a partir de Crown State y la ejecución de las instalaciones coincidirá con la de los 480 MW de Morecambe.La empresa española está inmersa en las obras de dos proyectos más en Irlanda: el parque Greystones, al sur de Dublín, con tecnología fija y capacidad de 1.000 MW, y el proyecto Blackwater, de 1.500 MW en Waterford, este sobre plataformas flotantes.
Ademas Cobra tiene en marcha un plan para desarrollar el primer parque eólico flotante de Taiwán, con una primera fase de 100 megavatios que será ampliable a 1.000 megavatios de potencia instalada.


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda