Amazon estudia, ahora, las tiendas físicas de ropa 

26 de septiembre de 2021

Amazon avanza en su plan para conquistar todas las dimensiones del comercio y adentrarse en nuevos sectores. Ahora, el gigante del comercio minorista quiere abrir tiendas físicas donde vender sus propias marcas de ropa, potenciando así su reconocimiento entre el público general y reduciendo el número de devoluciones.

Compartir en:



Las primeras tiendas, que estarían cerca de San Francisco y Columbus (Ohio), podrían abrir sus puertas el año que viene, aunque por el momento son todo especulaciones. Según The Wall Street Journal, Amazon apuesta por la tecnología como parte esencial de la experiencia de compra en sus tiendas físicas. Entre las ideas que se han barajado, está la de que los clientes escaneen el código QR de las prendas que se quieran probar a través de una app y sean los empleados quienes les lleven dichos artículos a los probadores. Éstos, a su vez, estarán dotados de una pantalla táctil con la que el cliente podrá pedir más ropa o ver recomendaciones basadas en su selección. En el futuro, los empleados podrían ser sustituidos por robots.

No es la primera vez que el gigante del comercio minorista apuesta por la tecnología en sus tiendas, como en el caso de sus tiendas sin cajero Amazon Go, donde se registran los artículos que los clientes cogen de las estanterías y se les cobran a través de una app al salir del establecimiento. Una tecnología que Amazon ya vende a otros minoristas. La moda suele dar mayores márgenes de beneficio que otros artículos y Amazon lo sabe, por eso se ha centrado en aumentar sus ventas de ropa. En tan solo cinco años, ha pasado de tener una marca a más de 100 y este se ha convertido en el mayor vendedor de ropa de Estados Unidos, por delante de Walmart, según un informe de Wells Fargo. No obstante, todavía se le resiste el segmento de la moda de lujo.

En sus grandes almacenes, el gigante del comercio minorista priorizará la venta de artículos para el hogar, dispositivos eléctricos, las ya mencionadas líneas de ropa y mucho más, de sus propias marcas. Sin embargo, también venderá productos de las principales marcas en estos segmentos. Según The Wall Street Journal, los grandes almacenes de Amazon tendrán una superficie inferior a la habitual para este tipo de establecimientos, casi 3.000 m².

Amazon abrió su primera tienda física, una librería en Seattle, en 2015. En la actualidad, el gigante del comercio minorista tiene más de 20 librerías repartidas por todo Estados Unidos, otras tantas tiendas de 4 estrellas -donde vende aparatos electrónicos y productos de cocina- y varias Amazon Go y Amazon Fresh.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda