EL GOBIERNO RETIRA SUS AYUDAS

El sector textil podría recuperarse en 2022

22 de mayo de 2022

El sector textil y de la confección español espera alcanzar en 2022 las cifras de ventas precovid, pese a las dificultades que está viviendo con la guerra de Ucrania y el incremento de los costes energéticos, que acabarán repercutiendo en los precios de las prendas que se vendan en otoño.

Compartir en:

Según explica el director ejecutivo del Clúster Catalán de la Moda (Modacc), García, el sector perdió en 2020 un 25% de la facturación registrada en 2019, que fue de unos 18.500 millones, y en 2021 solo recuperó la mitad de esa caída, pese a que las exportaciones ya volvieron a cifras de antes de la pandemia.García afirma que el primer trimestre de 2022 va en la línea de recuperación que se espera para todo el año, aunque "sin grandes alegrías".
Así, en los tres primeros meses del año el sector ha registrado una facturación de 4.444 millones de euros, frente a los 3.867 millones del mismo periodo de 2021.

Estas ventas han sido "muy desiguales", con categorías de productos que se han recuperado muy bien, como las que tienen que ver con los eventos sociales, al volver con fuerza las bodas, bautizos y comuniones, un subsector que en 2020 sufrió caídas de hasta el 80%. La pandemia ha sido un gran "mazazo" para el sector, pero éste se ve además impactado por las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania, que ha provocado incrementos "salvajes" del coste del gas y de la electricidad, sobre todo en algunos procesos industriales; la caída de la confianza del consumidor, indicador muy "correlacionado" con la venta de moda, o problemas en el tráfico mundial de mercancías.
Pese a ello, García cree que, "si no hay nuevas olas de la covid-19 que restrinjan la actividad", este año se podrán recuperar las ventas de 2019.

Lo que seguro que no se recuperará en 2022 son los beneficios que tenían estas empresas antes de la pandemia, porque no se pueden repercutir todos los costes al mercado, "pese a que los precios se van incrementando y lo harán más en los próximos años".Así, según Modacc, la colección de invierno 2022-2023, que estará en los puntos de venta el próximo mes de octubre, tendrá incrementos de precios que podrían oscilar entre un 5 y un 7%, en función de las marcas y de los artículos, a pesar de que esta cifra no repercute todos los incrementos de costes que sufren las empresas.
De hecho, los problemas de abastecimiento durante la pandemia y la ruptura de la cadena de suministro que se vive por el "caos" en el transporte entre Asia y Europa están haciendo que el textil vea como "indispensable" la relocalización de algunas actividades.

Ello ha llevado a muchas empresas textiles españolas a querer ubicar fábricas aquí, pero se encuentran con el problema de falta de capacidad industrial y de gente formada para las tareas requeridas, según indica García. "Este proceso tiene que ir unido a la reconstrucción de la empresa local, que no se está dando y se tendrá que hacer con el impulso de la automatización", destaca el directivo, que lamenta que "la recuperación del tejido empresarial es lenta". Por ello, García considera necesario que la UE defina nuevas estrategias industriales. En estos momentos, añade, el sector aborda grandes transformaciones, como la sostenibilidad, que incluye la nueva normativa europea que obligará a la recogida del residuo textil y a su reciclaje, con una ecotasa que afectará a todas las empresas a partir del 1 de enero de 2025.
Además, la directiva de ecodiseño, que ahora se está discutiendo, obligará a la incorporación de material reciclado en las prendas, lo que supone una "revolución" en el sector, junto con la transformación digital que está viviendo.

Desde Modacc también reclaman un uso "inteligente" de los fondos Next Generation de la UE para que sirvan de ayuda a la transformación efectiva de las empresas. García cree que se están sentando las bases para que "los recursos lleguen adonde tienen que llegar", aunque "todo va muy lento", insiste.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda