Sacyr amoliara el aeropuerto de Lima

21 de noviembre de 2022

Solo un año después de adjudicarse las obras de una nueva terminal de viajeros en el aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima (Perú), Sacyr ha visto ampliado notablemente el presupuesto de ejecución en busca de una infraestructura de mayor envergadura.

Compartir en:

El operador Lima Airport Partners (LAP) ha sumado 350 millones de dólares (340 millones de euros) a los 700 millones de dólares (678 millones de euros) planificados inicialmente para la instalación. La española, que se impuso en el concurso en septiembre de 2021 a Acciona, Ferrovial, ACS y la italiana WeBuild, tiene en marcha los trabajos en consorcio con la peruana Cumbra. El plan de ampliación del aeropuerto, soportado en su totalidad con inversión privada, supera los 2.000 millones de dólares (más de 1.940 millones de euros), lo que lo convierte en una de las iniciativas de mayor calado económico de Perú, con previsión de entrada en operación a lo largo del ejercicio 2025. Para entonces, Sacyr deberá entregar un inmueble de 200.000 metros cuadrados, 50.000 por encima de los previstos antes de decidirse el cambio de diseño.

Antes de adjudicarse las obras de la terminal, Sacyr ejecutó una nueva pista de aterrizaje, la segunda del aeropuerto, con 3.480 metros de longitud. Esta ha sido complementada con una decena de kilómetros de nuevas calles de rodaje. Ferrovial, por su parte, se hizo con la construcción de la torre de control, donde se instalan ya los equipos de navegación aérea (el objetivo de apertura se ha situado en el 30 de enero), poniendo sello español a las estructuras críticas.

El aeropuerto de Lima es la principal puerta de entrada a Perú y su ampliación fue defendida por el Gobierno como un elemento de reactivación económica. LAP lleva 20 años al frente de la gestión y gana en prestaciones de operación con esta completa remodelación. Solo la torre pasará de gestionar un máximo de 35 operaciones a la hora a un nuevo techo de 80 vuelos. En cuanto a la segunda pista, para la que fue necesario el movimiento de cuatro millones de metros cúbicos de tierra, duplicará la capacidad operativa, permitiendo dos aterrizajes por minuto.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda