Endesa desconecta la central térmica Litoral de Carboneras

16 de diciembre de 2021

Endesa procede a la desconexión de los principales equipos de generación de la Central Térmica Litoral de Carboneras en Almería tras cerca de cuatro décadas en funcionamiento. Se termina de este modo el ciclo de vida de esta emblemática infraestructura que ha producido durante su vida útil 183.628 gigavatios hora (GWh), equivalentes al consumo de electricidad de Andalucía durante 4 años y medio.

Compartir en:

Este hito supone un paso adelante en el proceso de transición justa que Endesa está promoviendo en toda España, donde ya ha dado pasos en este camino hacia la descarbonización con el cierre de las centrales térmicas de Andorra (Teruel), Compostilla (León) y está tramitando el de As Pontes. En Carboneras este proceso de transición justa tiene también como objetivo, como en el resto de las centrales, sustituir la capacidad de generación de esta central térmica por tecnologías limpias y renovables en la provincia, así como la creación de riqueza y empleo en la zona, a través del desarrollo de proyectos industriales en los terrenos de la central, que cumplan criterios de sostenibilidad social y ambiental.
El plan de cierre y posterior desmantelamiento de la central supondrá, durante los próximos 4-6 años que duren los trabajos, la creación de 82 empleos directos, en los que primará la mano de obra local y la formación de personal especializado. En este sentido, Endesa lleva trabajando desde 2020 en la recolocación de los 120 trabajadores que tenía la central, garantizando su continuidad laboral y ofreciéndoles cursos de formación para la incorporación a sus nuevas ubicaciones relacionadas, en la mayoría de los casos, con el desarrollo renovable.

También los trabajadores de las empresas contratistas tendrán la oportunidad de realizar cursos de formación, tanto para sumarse a trabajos de desmantelamiento como para poder ser contratados en las nuevas instalaciones renovables que la empresa desarrollará en la zona. El desmantelamiento y la demolición de todos los edificios, instalaciones y equipos de la central supondrá una inversión de 60 millones de euros y se llevará a cabo siguiendo principios de economía circular, con el objetivo de valorización de materiales por encima del 90% y la obtención final de un certificado de residuo cero.

La Central Térmica Litoral fue construida en el marco del Plan Acelerado de Centrales de Carbón redactado en 1979 para cubrir las necesidades de incremento de potencia eléctrica debido al desarrollo económico que experimentaba España. La infraestructura se ubica en 1.788.547 metros cuadrados en el término municipal de Carboneras y está compuesta por dos grupos de generación que suman 1.159 megavatios de potencia. Cada uno de estos grupos está formado por caldera, turbina y alternador como equipos fundamentales. El grupo 1, de 577 megavatios, comenzó su explotación comercial en 1985 y el grupo 2, con una potencia de 582 megavatios, en el año 1997. La instalación ha llegado a producir durante su vida útil más de 180.000 GWh, es decir, el consumo energético de Andalucía durante 4 años y medio y llegó a ser todo un referente cuando, en 2014, se realizaron mejoras medioambientales que la pusieron a la vanguardia de esta tecnología a nivel mundial.
La central cuenta con una Terminal Portuaria, con acceso para el tráfico marítimo en el Mediterráneo y norte de África, que comenzó su actividad en 1985, tras una inversión de unos 123 millones de euros para su construcción, destinada a la descarga de carbón para la Central Térmica Litoral.

En el año 2014, y gracias a un acuerdo con la Autoridad Portuaria de Almería, se llevó a cabo la inversión para dotar a la Terminal Portuaria de un sistema que permite cargar buques de entre 10.000 y 15.000 toneladas de capacidad con destino a otras centrales del grupo Enel en el Mediterráneo, lo que supuso un incremento de las operaciones de manejo de combustible a desarrollar en el parque de almacenamiento. Estas características y su situación geográfica la convierten en un enclave único para recibir barcos de gran calado que procedan de cualquier punto del mundo. Desde su construcción se han manipulado un total de 79.480.191 toneladas de graneles sólidos.
Además, la Central Térmica Litoral ha albergado proyectos innovadores como una planta de microalgas, la restauración de escombreras con especies autóctonas o el proyecto de almacenamiento de baterías entre otras iniciativas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda