VIVIENDA

OCDE: preocupación por el desequilibrio y la desigualdades

25 de julio de 2022

En el informe Impuestos sobre la vivienda en los países de la OCDE, publicado la semana pasada, la organización elabora un diagnóstico en torno a la propiedad inmobiliaria. A partir de él, propone una serie de medidas de índole fiscal para equilibrar el mercado, corregir desigualdades y aumentar los ingresos públicos.

Compartir en:

Por el momento, el organismo que dirige Cormann ve con preocupación la creciente brecha económica –provocada por el alza de los precios– entre los hogares propietarios de una vivienda y los que no pueden permitirse dar el salto. A un lado, las revalorizaciones inmobiliarias presentan “una gran oportunidad para la acumulación de riqueza, ya que los propietarios se benefician de importantes retornos de inversión a través de activos domésticos”. La tenencia también promueve el acceso al crédito al actuar como garantía. Todos estos beneficios “se acumularán de manera desproporcionada en los hogares de mayor edad y de ingresos más altos, que tienen más probabilidades de ser propietarios”, advierte la OCDE.

Al otro lado, los que no pueden adquirir una casa tenderán a vivir de alquiler, encontrando “cada vez más dificultades para ascender en el escalafón de la propiedad y para cosechar las ventajas económicas de ser titular”, razona el organismo.La OCDE analiza el peso de la vivienda como componente de la riqueza de los hogares. Es un vehículo que considera “clave” para la acumulación de patrimonio y el ascenso social. Por ello, al diseccionar a los diferentes grupos de ingresos se pueden observar los efectos resultantes de contar con un inmueble en propiedad.
Según muestran los datos de la OCDE, en los hogares de los quintiles más bajos de renta la vivienda principal, siempre en propiedad, se convierte en la mayor fuente de riqueza. Representa desde el 52% del patrimonio total en el grupo más pobre hasta el 71% en el tercer quintil. Sin embargo, debido a su valor de mercado o a las cargas y deudas que muchas veces lleva aparejada, la vivienda no consigue en estos casos ser un vehículo para atraer riqueza desde otras vías.

Por contra, en el quintil más acaudalado la casa habitual no llega a suponer ni el 40% del total de la riqueza. En este último grupo, en cambio, ganan peso otros bienes inmobiliarios secundarios (22%), como segundas residencias o viviendas alquiladas, o los activos financieros e inversiones (34% de la riqueza). Estos, por el contrario, son casi testimoniales en los grupos de renta más bajos, donde por ejemplo sí tienen un papel dominante, en proporción a toda la riqueza, los vehículos.

Los datos de la OCDE también evidencian que las tasas de propiedad de vivienda son más altas en la parte superior de la distribución de ingresos en casi todos los países del club. Las cifras muestran que en 29 países, casi la mitad (46%) del total bruto de viviendas ocupadas por sus propietarios está en manos de hogares del quintil superior de riqueza. Las familias de los quintiles segundo, tercero y cuarto, en conjunto, poseen el 51% de la riqueza bruta de casas, mientras que quienes están en el quintil de riqueza más bajo poseen aproximadamente el 3%.
Los bienes raíces secundarios están aún más concentrados en la parte superior: aproximadamente el 75% de la riqueza está en manos de los hogares del quintil de más ingresos. La parte media de la distribución, por otro lado, posee solo el 24%, mientras que el 1% restante está en manos de los hogares más pobres.

Servihabitat: venta por 1200M€

Servihabitat,  cierra el primer semestre de 2022 con un valor de ventas de más de 1.200 millones de euros, incluyendo activos inmobiliarios y de préstamos, un dato que supone un incremento del 20% sobre la misma cifra del año pasado.


En este sentido, Servihabitat dispone de sistemas y procesos que aumentan la flexibilidad y la eficiencia, lo que permite acelerar la comercialización de los más de 170.000 activos que el servicer tiene bajo gestión actualmente. El tono del mercado de activos terciarios se recupera con fuerza este segundo trimestre impulsado especialmente por las transacciones de locales. La comercialización de esta tipología de activos se ha acelerado hasta aumentar un 14% el valor de las ventas.
Por su parte, las ventas de suelos siguen la tendencia de crecimiento de los últimos meses. En este sentido, el servicer ha incrementado las operaciones de terrenos por un valor de ventas que ha sido de casi un 35% superior respecto al semestre anterior. En cuanto al residencial, continúa siendo el segmento que se muestra más pujante: aunque ya en el primer trimestre se registraron cifras de récord para el servicer, el volumen de negocio ha mostrado un nuevo incremento del 25% interanual. El mercado residencial ha demostrado de nuevo la solidez de su demanda dentro de un sector saneado que cuenta con una oferta que se adapta a sus necesidades. El impulso se da, por un lado, por unos particulares arropados por la mejora en el ámbito laboral y la facilidad de acceso al crédito hipotecario. Por el otro, los inversores disponen todavía de ahorro que han canalizado hacia el inmobiliario tras reforzar su posicionamiento como valor refugio en un entorno inflacionista.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda