HUERTAS REELEGIDO - MAPFRE: tratará de incrementar su beneficio

13 de marzo de 2022

El presidente de Mapfre, Huertas, ha desvelado que el Plan Estratégico 2022-2024 aspira a un crecimiento promedio de las primas de entre el 5% y el 6% en el periodo y una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) promedio del trienio de entre el 9% y el 10% (sin extraordinarios ni catastróficos), desarrollando una plena digitalización de todos sus procesos y modelos de negocio y potenciando los países y negocios que pueden crear "valor sostenible, diferenciador y escalable".

Compartir en:

Huertas presentó este viernes durante la junta general de accionistas de la compañía el nuevo plan estratégico, cuyo 'claim' es "es el momento, es ahora", que se sustenta en tres pilares: el crecimiento, la mejora de la eficiencia interna y la aceleración de la transformación en marcha. Los indicadores de crecimiento que Mapfre espera conseguir en el siguiente trienio con un crecimiento en primas de entre el 5% y el 6% y un ROE promedio de entre el 9% y el 10%, además de mantener un margen de solvencia de en torno al 200% (con un margen de tolerancia de 25 puntos básicos), un 'pay out' por encima del 50% y un ratio de endeudamiento de entre el 23% y el 25%.
En cuanto a la eficiencia, el plan prevé situar el ratio combinado promedio del periodo entre el 94% y el 95%, mientras que en el eje de transformación, gestión de personas y sostenibilidad, el compromiso que al final de 2024 se haya acabado con la brecha salarial de género, con el umbral de tolerancia del 1%, y que al menos el 90% de la cartera de inversiones sea calificada bajo criterios ESG.

Por un lado, Mapfre buscará un crecimiento "disciplinado", con una adecuada gestión de la diversificación geográfica y de la "complejidad propia" que comporta su presencia en mercados diferentes. "Tenemos que ser capaces de priorizar mejor, potenciando aquello que puede crear valor sostenible, diferenciador y escalable y renunciando a lo que no cumpla con estas condiciones", ha señalado Huertas.

En este sentido, los mercados 'core' para Mapfre son España, Brasil y Estados Unidos, además de la Unidad de Reaseguro. La compañía apostará más por "un número limitado de países, con alto valor estratégico, potencial y rentables, junto a las Unidades de Global Risks y Asistencia". El resto de los países continuarán su desarrollo, pero con la velocidad y requerimientos "que su propia madurez y mercado precisen".

Para potenciar el crecimiento, Mapfre tratará de aumentar el número de productos por cliente, contar con procesos personalizados y más orientados al usuario gracias al uso intensivo de los datos, reforzar los canales de distribución más rentables, enfatizar nuevos acuerdos en bancaseguros y con fabricantes de automóviles, consolidar las redes propias en los países donde ya se han desarrollado con éxito y con escala suficiente e incrementar el peso del negocio digital con acuerdos con socios y ecosistemas digitales.
Respecto al segundo pilar, Mapfre espera que la mejora de la eficiencia y la productividad le lleve a mejorar su competitividad y ser más ambiciosos en el crecimiento y en la retención de clientes, así como a mejorar los márgenes para invertir en más servicios de valor añadido. Para ello, se centrará en la mejora continua de la eficiencia operativa, la mejora de la gestión técnica, el uso del autoservicio web del cliente, la automatización inteligente, el desarrollo de centros compartidos de servicios y la implantación de plataformas tecnológicas 'as a Service'.

En tercer lugar, el eje de transformación ayudará a cumplir las aspiraciones de crecimiento y rentabilidad. "Entendemos la transformación como un eje absolutamente transversal, que afecta tanto a los modelos de negocio, a través de la digitalización, como al propio proceso evolutivo de nuestra organización para adaptarse a las nuevas realidades sociales, una mayor atención a las demandas de los consumidores la introducción de la sostenibilidad en la gestión diaria, la adopción de políticas efectivas de plena inclusión e igualdad de género, adaptarnos a los nuevos modelos laborales y muchos otros aspectos culturales que van ya formando parte de nuestro día a día", ha relatado Huertas.

El presidente de Mapfre ha reconocido que los objetivos definidos en el nuevo Plan Estratégico 2022-2024 se habían definido antes del estallido de la guerra en Ucrania, utilizando unas referencias de inflación mundial, tipos de interés, tasas de cambio de las monedas y crecimientos económicos y aseguradores que "pueden sufrir altas volatilidades" en el contexto actual de gran incertidumbre. "No tengan ustedes duda de que, si fuera preciso, volveremos a actuar de forma rápida para proteger el negocio y adaptar nuestro Plan Estratégico con la máxima flexibilidad, lo que podría implicar una revisión de estos objetivos, con la flexibilidad adecuada, para priorizar una vez más la preservación del negocio y la protección de las personas", ha explicado.

La junta de accionistas de Mapfre ha dado su visto bueno a la propuesta de dividendo correspondiente al ejercicio 2021, que asciende a 14,5 céntimos de euro brutos por acción, lo que supone un 'payout' del 58,4%, con el pago de un dividendo complementario de 8,5 céntimos que se pagará en la segunda quincena de mayo. Los accionistas han aprobado la reelección, por un nuevo periodo de cuatro años, de Huertas Mejías, como consejero ejecutivo, y de Catalina Miñarro Brugarolas y María del Pilar Perales Viscasillas como consejeras independientes. También han dado su visto bueno a la aprobación de las cuentas anuales, el informe integrado, el estado de información no financiera, la gestión del consejo de administración, el informe de remuneración de los consejeros de 2021 y la política de remuneración de los consejeros para el periodo 2022-2024.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda