REE se pone del lado de la vicepresidenta

03 de noviembre de 2021

La posibilidad de cortes de suministro eléctrico en Europa se ha convertido en un temor añadido para los responsables de la política energética, seguridad ciudadana y directivos de compañías ante los meses de invierno. Es una cuestión que se une a los relacionados con la en ocasiones problemática llegada de gas al continente -que incide además en la electricidad- y a la escalada de los precios energéticos

Compartir en:

En este escenario, varios países europeos temen fallos que podrían durar días hasta semanas, mientras que Red Eléctrica de España (REE), el gestor del sistema, señala que no existen argumentos objetivos para temer que se pueda producir un apagón. Precedentes actuales existen. China se enfrenta desde hace unos dos meses a fallos en el suministro, y el caos que produce la falta de electricidad se extiende en las provincias afectadas, desde el ámbito doméstico, al transporte y a la industria. Detrás está el fuerte aumento de la demanda de bienes y productos, liderado por compañías que funcionan a tope para hacer frente de los pedidos nacionales e internacionales tras la crisis de la pandemia. El resultado es que en muchas áreas de es país, con una demanda eléctrica que en septiembre superaba el 14%, la actividad ha colapsado.

Austria, Alemania y Dinamarca son países que no descartan que esa situación se repita en sus territorios. La ministra de Defensa austríaca, Klaudia Tanner, ha manifestado que “el tema no es si habrá un apagón, sino cuándo”. Para las autoridades alemanas los fallos podrían durar desde un día a semanas: aconsejan tener combustible para alimentar los generadores, para las personas que dispongan de estos aparatos. E intentar disponen de alternativas para calentarse y cocinar.

REE destaca que el sistema eléctrico peninsular español cuenta con un “elevado nivel de cobertura” y que su capacidad de generación (más de 107.088 megavatios de potencia instalada) más que duplica los picos de demanda registrados. El máximo alcanzó una potencia instantánea de 45.450 megas. Subraya la fortaleza del sistema eléctrico español, como ha quedado demostrado en ocasiones como la tormenta Filomena de enero de 2021, que no se vio afectado y pudo garantizar el suministro en todo momento. Red Eléctrica señala que mantiene la comunicación y coordinación con otros operadores de países del entorno de España, así como con el gestor técnico del sistema gasista español, Enagás, para “garantizar en todo momento la seguridad y calidad del suministro”.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda