Las grandes inmobiliarias facturaron 11.600 M€

18 de octubre de 2022

Según el Observatorio Sectorial DBK de Informa la facturación agregada de las cuarenta principales sociedades inmobiliarias alcanzó los 11.570 millones de euros en 2021, cifra que se situó un 27,6% por encima de la contabilizada en 2020. Así, una vez superado el impacto negativo de la pandemia de la COVID-19, el sector inmobiliario recuperó la tendencia alcista, con un fuerte repunte de la inversión en un contexto de alta liquidez y bajos tipos de interés.

Compartir en:

Respecto al valor de la producción del sector de la construcción en el segmento de viviendas, superó en el año 2021 los 66.000 millones de euros. La finalización de trabajos iniciados antes de la pandemia propició un aumento del número de viviendas terminadas (+8,2%), mientras que las viviendas iniciadas aumentaron un 28,5%. Por el lado de la demanda, los bajos tipos de interés y la alta liquidez impulsaron las operaciones de compraventa (+38,3%).
En cuanto al valor de la producción del sector de la construcción en el segmento de otros edificios y construcciones, creció un 8,1% en 2021, hasta los 55.900 millones, recuperando buena parte de la actividad perdida en 2020. El mercado inmobiliario no residencial también registró un buen comportamiento, destacando la reactivación del segmento de oficinas y las inversiones en espacios logísticos y turísticos, entre otros.

A pesar de que en la primera mitad de 2022 el sector mantuvo un buen ritmo de inversión, las perspectivas apuntan a una significativa ralentización de la actividad inmobiliaria, ante el deterioro del contexto económico, el ascenso de los tipos de interés, el crecimiento de los costes de producción y la pérdida de poder adquisitivo ante la escalada inflacionista.
En enero de 2021 estaban inscritas en los epígrafes correspondientes al sector inmobiliario de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) más de 194.000 sociedades, cifra ligeramente inferior a la contabilizada un año antes. El sector presenta una elevada atomización de la oferta, contando con un alto número de pequeñas empresas. Alrededor del 95% tenían menos de tres empleados (incluyendo empresas sin asalariados). Junto a una presencia mayoritaria de sociedades de reducida dimensión, el sector cuenta con un grupo de operadores de gran tamaño. Solo un centenar de compañías contaba con 50 trabajadores o más en plantilla.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda