Sacyr parece consolidar su recuperación

25 de febrero de 2022

Sacyr cerró el primer año de su Plan Estratégico 2021-2025 con un incremento del EBITDA del 28%, hasta los 923 millones de euros, pero con una caída importante de los beneficios debido en gran medida al efecto Repsol.

Compartir en:

El crecimiento se explica por la buena evolución de los negocios y por el marcado foco concesional de la compañía, En 2021, el 83% del EBITDA procedió de proyectos concesionales con bajo riesgo de demanda.
La cifra de negocios creció el 3%, hasta 4.675 millones de euros, y la rentabilidad (margen sobre EBITDA) escaló al 19,7%, significativamente por encima (+24% de la registrada en 2020, que fue del 15,9%.
El beneficio neto del ejercicio fue negativo en 189 millones de euros, afectado contablemente, en gran medida, por el cambio en el método de contabilización de la participación en Repsol, donde Sacyr ha bajado su participación del 8% al 3,1%, tras el vencimiento de varias estructuras de derivados; y por la dotación de una provisión por las Radiales.

Ahora bien, este resultado negativo es únicamente contable y no implica salida de caja de la compañía. En cambio, el beneficio atribuible a los negocios aumentó el 23%, hasta los 111 millones de euros, aún a pesar del impacto negativo de los tipos de cambio en el negocio concesional.

Reducción de la deuda neta con recurso

Para Sacyr, la reducción de la deuda neta con recurso es una prioridad estratégica. En 2021, la empresa la recortó el 19%, hasta los 681 millones. Esta cantidad cumple con el compromiso de la empresa con el mercado de reducirla por debajo de los 700 millones de euros a cierre del ejercicio 2021. La deuda neta con recurso se ha visto reducida un 40% desde 2018 cuando alcanzaba los 1.138 millones de euros.
La compañía sigue trabajando en la reducción de la deuda, con el objetivo de rebajarla drásticamente al final del Plan Estratégico, en 2025.
El flujo de caja operativo ascendió a 629 millones de euros en 2021, con un crecimiento del 15% respecto a 2020.

La cartera de ingresos futuros crece el 17%

Sacyr logró un récord de contratación en 2021, con 11.000 millones de euros de nueva cartera. En total, la cartera de ingresos futuros sumó 45.938 millones a final de año, con un aumento del 17%. En torno al 80% de esta cartera corresponde a los activos concesionales y su distribución geográfica es la siguiente: Europa, 46%, América, 51% y otros países, 3%.
Sacyr obtuvo el año pasado importantes contratos en sus países prioritarios. Es el caso de las autopistas A3 y A21/A5 (pendiente de firma) en Italia; la autopista RSC-287 en Rio Grande do Sul (Brasil); los dos primeros proyectos de construcción en Canadá y los cuatro nuevos contratos de carreteras en Florida y Texas (EEUU).
Además, destacan varias adjudicaciones en Portugal y un elevado número de contratos en España, entre los que sobresalen el servicio de limpieza y recogida de residuos sólidos urbanos en varias zonas de Barcelona y Madrid.

Participación en Repsol

En octubre, Sacyr comunicó el vencimiento de parte de las estructuras de derivados contratadas sobre acciones de Repsol, por lo que la participación, a cierre del año, se redujo hasta el 3,1%. Esta reducción ha simplificado el balance de la compañía y permite concentrar el foco en las actividades estratégicas.

Retribución al accionista

La retribución al accionista es uno de los pilares del Plan Estratégico 2021-2025. Durante 2021, Sacyr ha pagado dos scrip dividend por un valor de 0,096 euros brutos por acción, que representan una rentabilidad por dividendo del 4,6%, cumpliendo el objetivo y el compromiso adquirido con el mercado.

Evolución por áreas de negocio

Concesiones.- Sacyr Concesiones obtuvo una cifra de negocios de 1.475 millones de euros (+7%), gracias al buen comportamiento de los ingresos concesionales tanto de los activos de infraestructuras como de los activos de agua.
El EBITDA alcanzó los 504 millones de euros, el 38% más, gracias a la entrada en explotación de nuevos tramos de la autopista Pedemontana-Veneta (Italia), de autopistas 4G en Colombia y de Rutas del Este en Paraguay,así como por el dinamismo de la actividad de agua.
La cartera de ingresos futuros, que se situó en 36.530 millones de euros (+18%), incluye la adjudicación de las autopistas A3 Nápoles-Salerno (Italia), la RSC-287 en Brasil y el Hospital Buin Paine (Chile).
Ingeniería e Infraestructuras.- La cifra de negocios de esta división alcanzó los 2.649 millones de euros, el 1% más que en 2020. El EBITDA creció el 18%, hasta 342 millones de euros, y el margen de EBITDA alcanzó el 12,9%, frente al 11,1% del año pasado. ´
La cartera de esta división alcanzó los 6.280 millones de euros, el 12% más que en diciembre de 2020, gracias al éxito cosechado por la compañía en las licitaciones a las que ha concurrido.
Destacan los primeros proyectos adjudicados en Canadá, el incremento de la cartera en EEUU y Chile, la nueva terminal del aeropuerto Jorge Chávez (Perú), así como varios proyectos de construcción y concesiones en Italia. La cartera de obra está dividida de la siguiente manera, Europa (41%), América (58%) y resto del mundo (1%), y garantiza 28 meses de actividad. Aproximadamente el 50% corresponde a proyectos de Sacyr Concesiones.
Servicios.- La cifra de negocios de esta división creció el 2%, hasta los 1.017 millones de euros. El EBITDA alcanzó los 101 millones (+14%) y el margen de EBITDA se situó en el 9,9%, por encima del 8,9% de 2020.
La cartera de servicios se situó en 3.128 millones de euros (+17%), con la incorporación de nuevos contratos como la limpieza viaria en Madrid y limpieza junto a recogida de residuos en Barcelona, servicios de facilities en España y Chile y de conservación viaria en España, entre otros.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda