Las cifras de los Oscar

27 de marzo de 2022

Este fin de semana tendrá lugar la 94ª edición de los Oscar. A partir de las 02.00 am del lunes 28 de marzo, se darán a conocer los nombres de los premiados en las categorías de "Mejor Película", "Mejor Actriz", "Mejor Actor" y "Mejor Dirección", entre muchas otras.

Compartir en:

Algunos afortunados se irán a casa con la ansiada estatuilla de oro, mientras que el resto de nominados se llevarán entre sus manos una bolsa de regalos y los organizadores habrán visto aumentar su cuenta corriente. Porque la gala de los Oscar va más allá, he aquí las cifras detrás de la gran fiesta del cine.
En primer lugar, toca aclarar la gran pregunta: ¿los ganadores reciben dinero como parte del premio?. La respuesta es no. Lo que consiguen, además de la estatuilla, es el llamado "efecto Oscar". En el caso de los salarios, este efecto se materializa en forma de un aumento medio del 60%, según cálculos de Money Nation. Aunque puede ser incluso mayor. El salario de Halle Berry, por ejemplo, aumentó un 98% tras conseguir el Oscar en 2002 por Monster's Ball, pasando de 118.750 dólares de media a 6,5 millones. Otro ejemplo sería Tom Hanks, cuyo sueldo experimentó un incremento del 93% tras ganar la estatuilla en 1994 por Filadelfia, hasta alcanzar los 10 millones de dólares. Pero no todo son grandes subidas de sueldo, como demuestra Kate Winslet. Tras ganar el premio en 2009 por El lector, el salario de la actriz se incrementó "solo" 500.000 dólares.

Para aquellos a los que el "efecto Oscar" les dure menos de lo previsto, se supone que vender la estatuilla no es una opción. Pese a que su fabricación cuesta unos 400 dólares, los ganadores no pueden ponerla a subasta sin habérsela ofrecido antes a la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas por solo 1 dólar. Esta norma de la Academia fue confirmada en una sentencia judicial en 2015. Forbes estimó en 2006 que, de los Oscar entregados a partir de 1950, unos 75 se habían vendido en "el mercado gris".
Entre las ventas más sonadas destaca la del mago David Copperfield, que vendió el Oscar a "Mejor Director" por Casablanca de Michael Curtiz por más de 2 millones de dólares, mucho más de los 232.000 dólares que pagó él por la estatuilla, según lo que publicó Parade. En cuanto a las adquisiciones, cabe mencionar el millón y medio de dólares que pagó Michael Jackson por el premio a la "Mejor Película" que ganó el productor David O. Selznick por Lo que el viento se llevó.

Antes de llegar a la ceremonia de los Oscar, primero hay que hacer campaña. Desde hace unos 20 años, los estudios y las productoras de Hollywood se vuelcan en las campañas promocionales de las películas que llevan a los premios, gastando millones de dólares en un intento por seducir a los votantes que podrían decantar la victoria a su favor. La cifra exacta de los que gastan los estudios en consultores y estrategas se desconoce. En 2016, Variety estimó que destinaban entre 3 y 10 millones de dólares a presionar a los votantes de los Oscar. Un año después, el New Yorker subía la cifra hasta los 15 millones de dólares. A esas cifras desorbitadas se añade después el bonus que reciben si la película gana el premio.
Las productoras de Hollywood seleccionan a sus caballos ganadores en función de su "elegibilidad", lo que va desde que el tema de la película tenga capacidad para atraer a la Academia hasta el carisma de las estrellas, tanto en la pantalla como fuera de ella. Pero, sobre todo, importa la narrativa en torno a la película en cuestión, según publica Vox. Una vez han hecho su selección, los estudios invierten grandes sumas de dinero en anuncios, correos, folletos, eventos y un largo etc.

La ceremonia de 2021 registró el dato de audiencias más bajo de su historia con escasos 10,5 millones de espectadores, según cifras de Nielsen que recogió en su momento Forbes. Atrás quedaron los niveles de audiencia récord que consiguió la gala de los Oscar en 1998, el año de Titanic, con una media de 55,2 millones de espectadores. Pese a estos datos, la cadena ABC sigue pagando cerca de 100 millones de dólares al año por los derechos de emisión de la gala de premios y tiene un contrato hasta 2028. ¿Por qué? La respuesta la tienen los anunciantes. Con la ceremonia de 2020, la cadena se embolsó unos 150 millones de dólares en ingresos publicitarios y puede que este año sea el de mayor recaudación en la historia de la ceremonia de los Oscar.

La propietaria de ABC, Disney, anunció a mediados de semana que se habían agotado los espacios publicitarios para los premios de la Academia del domingo. Según las estimaciones de Standard Media Index, la tarifa por un anuncio de 30 segundos este año ronda los 1,71 millones de dólares, frente a los 1,53 millones de 2021.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda