Adif aprueba el primer contrato del enlace de alta velocidad de Barajas

19 de agosto de 2022

El BOE publica el anuncio para hacer los trabajos de explanación y limpieza del terreno sobre el que se asentará el acceso a la T4, durará 17 meses y que estará respaldado por los Fondos Next Generation-UE

Compartir en:

Adif ha sacado a licitación, por 24,5 millones de euros, el primer contrato de construcción para las obras de acceso a la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas, una obra largamente esperada, que agilizará la conexión por alta velocidad desde la estación de Madrid-Chamartín. El BOE publica este viernes el anuncio de licitación de Adif Alta Velocidad para hacer los trabajos de explanación y limpieza del terreno sobre el que se asentará el acceso a la Terminal 4, en un contrato que durará 17 meses y que estará respaldado por los Fondos Next Generation-UE.

El proyecto contempla la conexión de la red de alta velocidad -en ancho estándar- con la Terminal 4 de Barajas, el principal aeropuerto internacional español, al tiempo que se mantendrán los servicios de Cercanías actuales, que circulan en ancho convencional. Los trenes de alta velocidad podrán cubrir la distancia entre Chamartín y el aeropuerto en poco más de 10 minutos sin ningún transbordo, una vez que finalicen las obras, que afectarán a 3,5 kilómetros de vías.
Esta infraestructura beneficiará, de forma directa, a todos los tráficos del corredor norte-noroeste y de Levante, que tienen su cabecera en Chamartín y, tras la puesta en servicio del túnel de alta velocidad entre Chamartín y Puerta de Atocha, podrá ser usada también por los viajeros procedentes del sur. Para los viajeros del corredor noreste (Barcelona) habrá que esperar a la conclusión de las obras de un enlace que se está construyendo actualmente. La nueva conexión al aeropuerto aprovechará parte de la plataforma ya ejecutada en la construcción de la línea de Cercanías entre Chamartín y la T-4, en servicio desde 2011 y con una longitud de 8,8 kilómetros.

Esta actuación contribuirá a convertir la estación de Chamartín en un "hub" (centro de distribución del tráfico) de transporte multimodal, para lo que se está remodelando el edificio de la estación y ampliando el vestíbulo y el número de vías. Al tiempo, está en marcha un concurso internacional para redactar los proyectos para una transformación integral del edificio de la estación y el soterramiento de parte de las vías, con una inversión estimada global de 1.000 millones de euros.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda