Telefónica prepara su nuevo “fusión”

22 de febrero de 2022

Telefónica España prepara una renovación radical en su oferta de Movistar Fusión, que incluirá el cambio de la marca y la puesta en marcha de un nuevo modelo de comercialización de sus servicios y productos.

Compartir en:

En concreto, la compañía estudia incorporar en los futuros paquetes una serie de negocios verticales ajenos a la conectividad, cuya proyección de crecimiento de los nuevos verticales compensará con el estancamiento de las ventas de telefonía y banda ancha, especialmente porque los estos servicios estarán abiertos a todos los clientes, sean o no de Movistar.

Lanzado en otoño de 2012, Fusión representó una aportación clarividente en el sector, ya que, por primera vez, el modelo agrupaba bajo una misma cabecera y factura de los servicios convergentes de telefonía fija, móvil, banda ancha móvil, acceso fijo a Internet y televisión pago. Su estreno en el mercado generó un efecto arrastre en el resto del sector, que propició la llegada de ofertas convergentes comparables de otros operadores, donde los beneficios de ciertas actividades compensaban las pérdidas de otras.
Para un largo periodo de reflexión, los estrategas de Telefónica España ahora apuestan por revitalizar aquella revolución con la incorporación de la multitud de ofertas verticales alejadas de la estricta conectividad: alarmas, salud, energía, coche conectado y finanzas compartirán el escaparate de la marca heredera de Fusión, junto con los tradicionales de telefonía y acceso a Internet, tanto fijo como móvil. La televisión de pago también formará parte de la renovación, aunque previsiblemente con un enfoque más flexible y abierto que el actual.
La oferta paquetizada de conectividad en el hogar y de otro tipo de servicios permitirá a Telefónica incrementar sus ingresos medios por usuario (arpu) de Fusión, que al cierre del pasado septiembre se situaba en los 89,60 euros. Ese importe aumentó de un trimestre para otro el 2,5%, gracias al tirón comercial del fútbol, y agiganta las distancias no solo con el resto de los operadores españoles sino también con el de sus comparables europeos. La estrategia comercial también permitirá reducir la tasa de desconexión (churn), actualmente de apenas el 1,4%, lo que conlleva reforzar la fidelidad de los usuarios.

Los clientes de telefonía fija y móvil siempre podrán cambiar de operador cuando quieran, pero la decisión será más difícil de tomar cuando coincidan varios servicios verticales vinculados a Movistar. De hecho, los precios se presumirán ventajosos para los clientes que contraten varios paquetes agrupados respecto a los que los hagan de forma individualizada.
Según datos de Telefónica correspondientes al tercer trimestre del año (las próximas cuentas trimestrales se publicarán el próximo jueves), los clientes convergentes de Movistar disminuyeron el 3% en términos interanuales, con la fuga de 43.000 suscriptores en el tercer trimestre de 2021. Por su parte, los clientes de Fusión Empresas crecieron un 9% interanual hasta septiembre de 2021, igual que los accesos de fibra de mayor velocidad.

Hasta el momento, en el segmento residencial, registra resultados positivos "la estrategia de diferenciación basada en el desarrollo de servicios digitales que aportan valor adicional a la conectividad". Así, Movistar Prosegur Alarmas ha crecido en más de 100.000 clientes desde su lanzamiento; Movistar Salud supera los 50.000 clientes, en espera de conocer los datos del seguro del hogar Movistar Seguros, en colaboración con BBVA, Allianz y SantaLucía. También se espera un largo recorrido comercial a la propuesta de Movistar Car, que conecta el automóvil para hacerlo más seguro e inteligente, con una solución con 20 GB de datos en promoción de WiFi 4G, sistema automático de asistencia con el 112 en caso de impacto (si el vehículo está en movimiento), localización e información sobre trayectos, mapas con localizador GPS, tráfico y radares e información sobre el estado del coche.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda