Iberdrola conecta a la red el primer grupo de la gigabatería del Támega

28 de enero de 2022

Iberdrola ha puesto en marcha el primer grupo de la central hidroeléctrica de Gouvães – una turbina de 220 MW de capacidad – y ha comenzado a entregar electricidad limpia a la red desde la gigabatería del Támega.

Compartir en:

El complejo del Támega, comprende tres embalses (Gouvães, Daivões y Alto Támega) y tres centrales hidroeléctricas con una potencia de 1.158 megavatios (MW) en el río Támega, afluente del Duero, localizado en el norte de Portugal, cerca de Oporto. Tras ocho años ininterrumpidos de obras, ha concluido la construcción de las plantas de Gouvães y Daivões donde en estos momentos se ejecutan las pruebas de puesta en marcha de los distintos grupos energéticos.

Tâmega será capaz de producir 1.766 GWh al año, suficiente para satisfacer las necesidades energéticas de los municipios vecinos y de las ciudades de Braga y Guimarães (440.000 hogares). Además, esta gran infraestructura renovable tendrá capacidad de almacenamiento suficiente para dar servicio a dos millones de hogares portugueses durante un día entero y contribuirá a los objetivos de descarbonización e independencia energética fijados por el Gobierno de Portugal. En 2024, con la entrada en operación de Alto Tâmega, se completará la construcción de la instalación. Además, esta infraestructura acabará con la emisión de 1,2 millones de toneladas de CO2 anuales y diversificará las fuentes de producción, evitando la importación de más de 160 mil toneladas de petróleo al año.

Generador de empleo y progreso de la región

El desarrollo de esta gigabatería está fomentando la actividad económica y el empleo en la región, ya que durante toda la fase de construcción se han estimado una creación de hasta 3.500 puestos de trabajo directos y 10.000 indirectos -el 20 % de los cuales proviene de los municipios vecinos-, a través de más de 100 proveedores, 75 de ellos portugueses.
Este gran proyecto ha sido posible gracias a la apuesta decidida de Iberdrola por un modelo energético sostenible, que comenzó hace ya dos décadas, y al entorno de estabilidad regulatoria y macroeconómica creado por el Gobierno de Portugal.

En un periodo tan complejo, dominado por la pandemia, los equipos de ingeniería y construcción de Iberdrola, apoyados por proveedores, contratistas y la administración, han seguido trabajando sin descanso para incorporar nueva capacidad renovable a la red.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda