Repsol inicia la construcción de la primera planta de biocombustibles avanzados en Cartagena

07 de marzo de 2022

El Presidente de Repsol, Brufau, ha visitado Cartagena para conocer los detalles del inicio de las obras de la primera planta de biocombustibles avanzados de España que la compañía está construyendo en su refinería de Cartagena.

Compartir en:

Repsol, en su ambición de ser una compañía cero emisiones netas en 2050, invertirá 200 millones de euros en este proyecto que permitirá suministrar 250.000 toneladas al año de biocombustibles avanzados, como biodiésel, biojet, bionafta y biopropano, que podrán usarse en aviones, barcos, camiones o
coches sin necesidad de hacer modificaciones en los motores. Estos ecocombustibles se producirán a partir de residuos y su uso permitirá reducir 900.000 toneladas de CO2 al año.
El Presidente de Repsol ha asegurado que “Cartagena se va a consolidar con este proyecto como un centro de abastecimiento de productos fundamentales para el presente y para el futuro, y en un ejemplo del compromiso de Repsol con la movilidad sostenible” Brufau ha destacado la importancia de apostar por la neutralidad tecnológica para avanzar en el objetivo de alcanzar las cero emisiones netas en 2050, y ha solicitado a las administraciones públicas “una regulación habilitadora, facilitadora, flexible
y no excluyente” que posibilite el desarrollo de proyectos de futuro, ya que, solo así, “estaremos prote giendo nuestra economía, la industria y el empleo”.

Sobre el proyecto, el Director de la refinería de Repsol en Cartagena, Antonio Mestre, ha destacado que la nueva planta “es un ejemplo tangible de economía circular que permitirá ofrecer soluciones de movilidad sostenible a todos los sectores de la sociedad, y un paso muy importante en la transformación del complejo industrial como polo multienergético”.

Repsol incorpora biocombustibles a sus carburantes de automoción desde hace más de dos décadas. Ahora da un paso más y,empleando como herramienta la economía circular, producirá biocombustibles avanzados a partir de distintos tipos de residuos de la industria agroalimentaria y otros, como aceites de cocina usados. De esta forma, Repsol consigue dar una segunda vida a residuos que de otro modo acabarían en un vertedero y los transforma en productos de alto valor añadido.
Los biocombustibles avanzados son una solución sostenible para
todos los segmentos de la movilidad, y especialmente para aquellos que no cuentan con otra alternativa para descarbonizar su actividad, como el transporte marítimo, de larga distancia o la aviación. Con ellos es posible reducir entre un 65% y un 85% las emisiones netas de CO2 respecto a los combustibles tradicionales a los que sustituyen.
Repsol se apoya en la economía circular, como uno de sus pilares estratégicos, para fabricar pro ductos con baja, nula o incluso negativa huella de carbono. El objetivo es producir dos millones de
toneladas de combustibles de baja huella de carbono en 2030, que mitigarán más de siete millones de toneladas de CO2 anuales.
En las obras participarán 240 empresas auxiliares y 1.000 personas
La ampliación de las instalaciones de la refinería de Cartagena para construir la nueva planta de biocom bustibles avanzados, que estará dotada de tecnología de vanguardia, va a suponer la generación de unos 1.000 puestos de trabajo en las diferentes fases del proyecto y la implicación de 240 empresas auxiliares,de las que el 21% serán locales, el 25% regionales, el 42% nacionales y el 12% internacionales.
En la actualidad ya se encuentran trabajando en el interior de la refinería más de 25 empresas contratistas y unas 300 personas. La cifra se irá incrementando hasta llegar a los 600 empleados de media, previendo que la punta se alcance el próximo otoño con unos 800 trabajadores, entre directos e indirectos.
El uso de biocombustibles avanzados permite reducir entre un 65% y un 85% las emisiones netas de CO2
La nueva planta contará con unidades de hidrotratamiento, de producción de hidrógeno y diferentes áreas de almacenamiento
Desde que se pusiera en marcha el proyecto, Repsol ha destinado más de 72 millones de euros a trabajos previos de ingeniería, encargo de equipos y mano de obra de empresas auxiliares.

Actualmente, el Complejo Industrial de Cartagena afronta una transformación que supondrá una evolución de sus procesos para convertirse en un polo multienergético capaz de producir multitud de productos con baja, nula o incluso negativa huella de carbono. Para ello, Repsol empleará todas las tecnologías dispo nibles como hidrógeno renovable, economía circular y captura y uso de CO2, y se apoyará en distintas herramientas, entre las que se encuentran la digitalización y la eficiencia energética. Sólo en 2021, du rante los trabajos de mantenimiento en las unidades de lubricantes y en la última parada programada llevada a cabo en las áreas de conversión e hidrotratamiento, Repsol ha invertido 31 millones de euros en proyectos para mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones en Cartagena.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda