FCC: dobla beneficio y aumenta su resultado de explotación un 7,6%

24 de febrero de 2022

El Grupo FCC ha cerrado el ejercicio 2021 con un resultado neto atribuible de 580,1 millones de euros, más del doble del registrado en el ejercicio anterior. Este aumento se debe principalmente al buen comportamiento del resultado operativo en las distintas áreas del Grupo; a los efectos derivados de la consolidación global de Realia.

Compartir en:

En las cuentas anuales de la compañía presentadas, destaca también el aumento de los ingresos consolidados del Grupo que se situaron en 6.659,3 millones de euros, un 8,1% superior respecto al ejercicio 2020, debido a la positiva evolución que han registrado gran parte de las actividades de negocio, especialmente, el área de Medio Ambiente que aumenta un 12,4%. El Grupo mejoró el resultado bruto de explotación (Ebitda) un 7,6%, hasta alcanzar los 1.126,6 millones de euros en 2021. Este comportamiento se explica por el crecimiento de los márgenes operativos en la mayoría de las áreas de negocio, principalmente en Construcción; y por la entrada en consolidación global, en el área de Inmobiliaria, de Realia y Jezzine desde el 1 de noviembre de 2021. En sentido contrario afectó significativamente las ventas de CO2 realizadas en Cemento en 2020 y la venta de Cedinsa. Ajustado por los factores no operativos, el Ebitda habría registrado un crecimiento de un 17,9% en 2021.

A cierre del año, las áreas de Servicios Medioambientales y Gestión del Ciclo Integral del Agua suponen un 74% del beneficio bruto de explotación del Grupo, mientras que el 26% restante proviene de las actividades, vinculadas a la construcción y gestión de infraestructuras, a la producción de materiales asociados y al negocio inmobiliario.

 

Por su parte, el resultado neto de explotación (Ebit) registra una cifra de 802,2 millones de euros, un 40,1% más que el ejercicio anterior. Este aumento recoge la positiva evolución del Ebitda, así como el impacto contable de la consolidación global de Realia y al ajuste practicado en el valor de activos del inmovilizado material y del fondo de comercio del área de Cemento.

La deuda financiera neta a 31 de diciembre pasado alcanzó los 3.225,7 millones de euros, lo que representa un aumento de 427,9 millones respecto a 2020. Este incremento es consecuencia de la consolidación global de la deuda de Realia y Jezzine en el área Inmobiliaria con un importe añadido de 889,7 millones de euros al cierre del ejercicio.

En cuanto a la cartera de negocio, la cifra alcanzó a cierre del pasado año los 30.196,9 millones de euros, con un incremento de un 2,7% respecto el saldo de cierre del 2020. Destaca en este apartado la contribución del área de Medio Ambiente, con un incremento del 17%.

 

A cierre del año, el patrimonio neto registró un destacado fortalecimiento con 4.440,7 millones de euros, un 52,7% superior al registrado en el cierre de 2020, explicado por el importante aumento logrado por el resultado neto y el efecto de la consolidación global de Realia y Jezzine.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda