Cellnex reordena su deuda con una buena rebaja

25 de enero de 2022

Cellnex ha refinanciado con sus bancos de cabecera un préstamo de 2.500 millones y obtendrá una sustancial rebaja del precio de la deuda siempre que cumpla dos condiciones: que respete determinadas condiciones en emisiones de dióxido de carbono y que se comprometa a incorporar más mujeres en su cúpula directiva.

Compartir en:

Esta nueva deuda viene a sustituir un préstamo revolving por 1.500 millones. La compañía que pilota Tobías Martínez ha conseguido ampliar esta línea de crédito hasta los 2.500 millones. Tendrá ahora un vencimiento a cinco años, prorrogable en otros dos.

CaixaBank ha sido el coordinador de la operación, mientras que BNP Paribas y BBVA han trabajado como agentes de sostenibilidad. La operación ha despertado el apetito de la inmensa mayoría de los bancos de inversión que trabajan en el mercado español. Junto a los anteriormente mencionados figuran también JP Morgan, Barclays y Goldman Sachs, entre otras entidades.
La compañía ha conseguido con esta operación rebajar sustancialmente el coste de la deuda. Pagará un interés formado por el euríbor a seis meses más un diferencial del 0,5%. En caso de que incumpla los criterios de sostenibilidad, tanto en materia medioambiental como en igualdad de género, este diferencial se incrementaría en 0,025 puntos porcentuales. Si los alcanza, se descontarán del precio.
La apuesta por la sostenibilidad de Cellnex está negro sobre blanco en el plan de igualdad que expira este año. Este se proponía “aumentar progresivamente un mayor presencia de mujeres en la compañía”. Y aunque reconoce que la plantilla es eminentemente masculina, según su informe anual consolidado de 2020, sí destaca pequeñas victorias: “A este respecto, el Grupo Cellnex contrató a 468 nuevos empleados en 2020 con 205 mujeres y 363 hombres”.
Cierto es que el consejo de la compañía, formado por 11 personas, tiene una mayoría de hombres, pero por poco. Son seis frente a cinco, gracias a las últimas incorporaciones femeninas, como la independiente Kate Holgate el verano pasado.
Los poderes de Cellnex están fuera de toda duda. Tobías Martínez, su consejero delegado, chasquea los dedos y las entidades financieras se pelean por ofrecerle propuestas de financiación para sus ambiciosos proyectos de crecimiento. Su balance está más que reforzado, después de la ampliación de capital por 7.000 millones que ejecutó el año pasado, que se suma a las realizadas desde marzo de 2019, con un acumulado de 14.700 millones de euros.
La deuda neta a cierre del pasado septiembre de Cellnex alcanzaba los 6.200 millones de euros, pero su situación es más que desahogada, con una posición de liquidez total de 14.300 millones de euros, 9.500 millones en dinero contante y sonante, y otros 4.800 millones en líneas de crédito no dispuestas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda