Telefónica logra enderezar la compra de Oi en Brasil

09 de febrero de 2022

El regulador de la Competencia de Brasil ha autorizado con una votación muy reñida la operación de compra de los activos móviles de Oi en el país latinoamericano por Telefónica, Carlos Slim (Claro) y la antigua Telecom Italia. Ha habido un empate a tres votos, que ha sido resuelto por el voto de calidad del presidente. Se ejecutarán 'remedios' para compensar la reducción de competidores.

Compartir en:

También se ha decidido que se trasladará la investigación del Ministerio Fiscal al propio organismo para el inicio de una investigación administrativa que analizará si hubo una potencial práctica anticompetitiva en la negociación del consorcio de los tres grupos.
Durante las últimas semanas ha habido un debate intenso entre los diferentes consejeros, abogados y equipos legales de todos los participantes, incluidos los rivales de Telefónica y sus socios. La discusión radicaba en los efectos que tendría esta compra de los activos móviles de Oi en el mercado brasileño de telecomunicaciones. Hay que tener en cuenta que los tres compradores ya controlan más del 80% del mercado de líneas móviles, al que se sumaría el 16% de la adquirida.
La clave que ha decantado el voto del presidente del organismo ha sido la situación económica de Oi, en concurso de acreedores desde el año 2016. Según ha asegurado en su alegato final, la no aprobación de esta operación liderada por la operadora española podría haber llevado a la compañía a la quiebra, afectando a millones de clientes.

Esta decisión llega después de que el representante de la Fiscalía de Brasil en el regulador de la competencia, Waldir Alves, firmara la pasada semana un demoledor informe en el que llegaba a la conclusión de que existían indicios claros de una acción concertada en la constitución del consorcio entre la operadora española y Claro (Carlos Slim) y TIM para la compra y reparto de los activos móviles. A esto hay que sumar también una práctica de lo que se conoce como 'gun jumping', es decir, la falta de notificación al organismo público de la constitución de esta alianza para su autorización previa antes de lanzar una oferta formal.

Una operación clave de Telefónica

El valor total de la oferta es de 16.500 millones de reales brasileños (aproximadamente 2.684 millones de euros), incluidos 756 millones de reales brasileños correspondientes a los servicios transitorios que prestará el Grupo Oi a los compradores por un periodo de hasta 12 meses, tal y como explica Telefónica en un hecho relevante ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
La transacción era realmente importante para Telefónica, pues no sólo se produce en uno de sus cuatro mercados prioritarios, sino también porque es una de las más destacadas que aún tiene abiertas después del cierre de otras grandes como la venta de las torres de telefonía de Telxius a American Tower o la fusión del negocio británico con Virgin Media. Con el movimiento, al que la española destinará algo menos de 900 millones de euros y que le permite hacerse con 10,5 millones de clientes y 43 'megahercios' del espectro radioeléctrico, resulta clave para ganar tamaño en una plaza en la que Telefónica concentra el 16% de sus ingresos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda