Inditex camino de presentar sus mejores resultados

13 de diciembre de 2021

El gigante textil gallego ha ido quemando progresivamente las etapas necesarias para la recuperación de su negocio tras los efectos de la pandemia: sus operaciones volvieron a ser rentables en el segundo trimestre de 2020 tras un paréntesis de apenas tres meses; sus ventas y sus ganancias superaron los de antes del Covid-19 en el segundo trimestre del actual ejercicio; y el tercero, transcurrido entre agosto y octubre y cuyos resultados presentará este miércoles, apunta a récord absoluto de beneficios para un periodo trimestral, además de una facturación que deja atrás cualquier secuela de la pandemia.

Compartir en:

Así al menos lo prevé el consenso de analistas de Bloomberg. Este habla de un beneficio neto de 1.266 millones de euros, un crecimiento del 46% respecto al tercer trimestre de 2020, y que sería también superior, en un 8,5%, a la ganancia obtenida en el mismo periodo de 2019. De confirmarse, no solo sería el tercer trimestre más rentable de la historia de Inditex, sino también el mejor periodo trimestral absoluto de toda su trayectoria.
Normalmente, este es un trimestre de gran rentabilidad para el grupo. Los meses en los que transcurre están prácticamente limpios de promociones, salvo los últimos coletazos, de poco peso, de las rebajas de verano al iniciarse agosto, y las prendas se venden a su precio completo durante más tiempo. Esto se refleja en el margen bruto, es decir, la diferencia entre la mercancía vendida y su coste, y que es una de las variables que los inversores y analistas examinan al milímetro

En cada ejercicio, sin excepción, el tercer trimestre es el que refleja una mayor rentabilidad por cada venta que hace Inditex. En 2020, por ejemplo, fue del 60,5% en ese periodo, cuando en el cuarto, coincidente con las rebajas de enero y la campaña de Navidad, descendió al 50,9%.
Las previsiones que trazan los analistas para este tercer trimestre también avanzan un hito en esta variable, con un margen bruto del 61,5%. Este sería el porcentaje más alto desde el tercer trimestre de 2013, cuando alcanzó el 62,2%, pese a que la compañía, como todas las del sector textil, no ha escapado del incremento de costes provocado por la crisis logística y de suministros, que ha obligado a recurrir a una mayor cantidad de transportes por vía aérea.
El objetivo que se ha puesto el grupo para el ejercicio, que acabará el 31 de enero, es cerrar con un margen bruto del 57,5%, superior al 55,8% con el que concluyó 2020. Todo ello, con una facturación esperada en el entorno de los 7.300 millones, lo que equivaldría a un crecimiento del 21% frente a 2020 y del 4,5% respecto a 2019. Una previsión más conservadora que, por ejemplo, la expresada por Credit Suisse, que en el informe publicado la semana pasada hablaba de un crecimiento del 10%, lo que elevaría las ventas a los 7.700 millones.

Además, ese porcentaje sería sensiblemente inferior al que anunció la propia Inditex en la presentación de los resultados del primer semestre. Entonces avanzó un alza del 9% a tipo de cambio constante entre el 1 de agosto y el 9 de septiembre. El repunte de casos de Covid-19 durante el otoño, junto a las restricciones aplicadas en algunos países europeos para frenarlo, podrían explicar esa ralentización.
Aunque su participación en el desempeño de Inditex en el tercer trimestre fue inexistente, al ostentar todavía el cargo de secretario del consejo de administración, serán los primeros que serán presentados con Óscar García Maceiras como consejero delegado del grupo. Habrá que esperar al miércoles para comprobar si comparte conferencia con analistas con Pablo Isla, todavía presidente.
Thales: nuevos contratos con Adif

Thales se ha adjudicado dos importantes contratos de Adif para la renovación de la línea de Alta Velocidad Madrid-Sevilla, 30 años después de su inauguración. El objetivo de estas actuaciones es dotar la línea de mayor capacidad, adecuar sus sistemas a estándares interoperables europeos, y modernizar sus equipos para mejorar su disponibilidad y fiabilidad, así como también facilitar la circulación a otros operadores tras la liberalización de la red ferroviaria.

El primer contrato —y de mayor cuantía— afecta a la renovación de las principales instalaciones de señalización (enclavamientos electrónicos) de la línea y a la dotación del sistema ERTMS Nivel 2, implementándose estándares europeos que permitan la circulación de trenes de diferentes operadores, esencial con la liberalización del tráfico ferroviario. Con un plazo de ejecución de 52 meses y un presupuesto de cerca de 80 millones de € (IVA excluido) financiado por fondos de la Unión Europea, el contrato incluye la sustitución de los actuales enclavamientos por otros enclavamientos electrónicos de última generación, integrando la gestión del sistema de protección del tren existente —LZB— y del nuevo —ERTMS Nivel 2 —.

Precisamente ese es uno de los hitos fundamentales de la renovación de los enclavamientos, que se llevarán a cabo mientras la línea de Alta Velocidad permanece en servicio, y sin afección al mismo. Y se hará con máxima garantía en las prestaciones de seguridad y explotación, con la permanencia del sistema LZB en explotación comercial antes, durante y después de la puesta en servicio del nuevo sistema ERTMS. El contrato también incluye la renovación de las redes de cobre de los sistemas de detección de caída de objetos a la vía.

Por otro lado, con un presupuesto de casi 18 millones de euros (IVA excluido), Thales se encargará de la sustitución de los circuitos de vía (1.306 en total) de la misma línea de Alta Velocidad, en sustitución de los existentes, tipo FTGs, ya obsoletos. El circuito de vía Thales TTC permite la instalación de 16 equipos en cada bastidor, lo que permitirá liberar espacio en los cuartos técnicos. Espacio que se aprovechará para la instalación de los nuevos enclavamientos y equipamiento ERTMS.
Diseñados por el equipo de I+D de Thales en nuestro país, estos circuitos TTC han sido probados con anchos de vía UIC (estándar: 1.435mm), ibérico (1.668 mm) y métrico; así como con tensiones de catenaria de alta velocidad (típicamente 25 KVca), convencional (3 KVcc) y métrica (1,5 KVcc). El desarrollo de estos circuitos marca un hito en la red ferroviaria de nuestro país al tratarse de un producto español de amplia funcionalidad y perfectamente exportable.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda