IBERDROLA: arrancan las obra de la fotovoltaica portuguesa Conde

16 de marzo de 2022

Iberdrola ha iniciado hoy las obras de la planta fotovoltaica Conde (13,51 MW), situada en Palmela, con una superficie total de casi 20 hectáreas. Se trata de una de las cuatro plantas fotovoltaicas que Iberdrola desarrolla en el distrito de Setúbal, adjudicadas en la subasta fotovoltaica de 2019, e incluidas en el plan de aceleración de inversiones asumido por la compañía, con el objetivo de terminar las obras este año.

Compartir en:

Una vez operativa la planta producirá 20 GWh/año, el equivalente al suministro medio de 5.000 hogares y evitará la emisión de unas 6.000 toneladas de CO2 al año. En total, las cuatro plantas tendrán una capacidad de 86 MW: Algeruz II (27,35 MW), Conde (13,51 MW), Alcochete I (32,89 MW) y Alcochete II (12,72 MW). Una vez estén todas en funcionamiento, evitarán la emisión de 56.000 toneladas de CO2 al año.

Para Iberdrola, el inicio de las obras "certifica el compromiso de Iberdrola con el desarrollo de las energías renovables en Portugal. Iberdrola está a la vanguardia mundial de la transición energética, esencial para la sostenibilidad del planeta, pero también para reducir la dependencia energética de los mercados inestables. La apuesta por las renovables garantiza el futuro medioambiental y la seguridad económica de familias y empresas."

En Portugal, Iberdrola da servicio a una cartera comercial de más de 870.000 puntos de suministro, cuenta con 92 MW eólicos en operación y está poniendo en marcha la gigabatería del Támega, uno de los grandes proyectos de bombeo de Europa, de 1.158 MW. Este complejo comprende tres embalses (Gouvães, Daivões y Alto Támega) y tres centrales hidroeléctricas, que irán entrando en funcionamiento progresivamente hasta 2024. De hecho, la compañía acaba de conectar a la red el primer grupo del aprovechamiento hidroeléctrico del Támega, una turbina de bombeo de 220 MW de capacidad.

El complejo será capaz de producir 1.766 GWh al año, suficiente para satisfacer las necesidades energéticas de los municipios vecinos y de las ciudades de Braga y Guimarães (440.000 hogares). Además, esta gran infraestructura renovable tendrá capacidad de almacenamiento suficiente para dar servicio a dos millones de hogares portugueses durante un día entero y contribuirá a los objetivos de descarbonización e independencia energética fijados por el Gobierno de Portugal.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda