Cae el número de nuevas empresas

13 de julio de 2022

En el primer semestre del año se han constituido 55.482 empresas en España, un 1 % menos que durante el mismo periodo en 2021, según el Estudio sobre Demografía empresarial realizado por INFORMA D&B. Las 9.317 creaciones contabilizadas en junio representan un descenso del 7 % respecto al mismo mes en 2021, y de un 0,5 % desde el anterior mes de mayo, aunque son la tercera cifra más elevada de este año.

Compartir en:

El capital invertido para ello en lo que llevamos de 2022 disminuye un 6 %, hasta 2.652 millones de euros, 371 en junio, mes en el que la caída es del 19 %. Las tres empresas constituidas con mayor inversión durante este último mes son: Emersoc Suministros Médicos SL (25 millones de euros), Domingo Alonso Retail SL (21 millones de euros) y Astilleros Ría de Vigo SA (15 millones de euros), localizadas en Alicante, Las Palmas de Gran Canaria y Vigo respectivamente.
Gianese, directora de Estudios de INFORMA D&B explica que: “El primer semestre deja unas cifras, tanto de constituciones de empresas como de capital invertido, por debajo del pasado año, un 1 % y un 6 % en cada caso, sumando tres meses consecutivos ya con el número de creaciones por debajo del año anterior”.

Baleares es la comunidad con un mayor ascenso de las constituciones en este semestre

Madrid, Cataluña y Andalucía son las autonomías donde más empresas nacen tanto en los primeros seis meses como en junio, con 12.617, 10.734 y 9.608 en el acumulado y 2.258, 1.697 y 1.627 en el mes cada una. Entre las tres representan el 59 % del total. Aunque en Cataluña los datos crecen ligeramente desde enero, un 0,13 %, mientras que Andalucía recorta un 1,6 % y Madrid sufre el mayor descenso en valor absoluto, resta 381. Baleares es la comunidad que más suma, 393 constituciones más en este primer semestre.

CREACIONES

El capital invertido disminuye en doce comunidades en el primer semestre. El mayor descenso cuantitativo se ve en Valencia, que recorta 182 millones de euros, mientras que Madrid es la que más suma, 284 millones de euros, siendo así la que más acumula con 879 millones de euros, el 33 % del total. La siguiente, Cataluña, se queda en 428 millones de euros. En junio, Madrid lidera los datos con 83 millones de euros, un retroceso en este caso del 9 %.

Comercio sufre el mayor recorte de constituciones desde enero

La creación de empresas se eleva tan solo en cuatro sectores de actividad en los seis primeros meses: Construcción y actividades inmobiliarias, un 9 %, Hostelería, un 13 %, Sanidad, un 2 %, y Otros servicios, un 18 %. Construcción y actividades inmobiliarias y Hostelería son los que más crecen en valor absoluto, suman 1.021 y 645 cada uno. Al contrario, Comercio es el que más pierde, con 930 constituciones menos.
Construcción y actividades inmobiliarias, Comercio y Servicios empresariales encabezan los datos acumulados con 12.742, 10.809 y 8.510 en cada caso. Juntos suponen el 58 % del total. Y son los primeros también en junio, con 2.196, 1.806 y 1.338 respectivamente. Comercio y Servicios empresariales son los que más recortan este mes, 227 y 182 creaciones menos cada uno.
La inversión acumulada en lo que llevamos de año desciende principalmente en Intermediación financiera, que baja en más de 100 millones, para quedar en 1.105 millones de euros, la cifra más elevada ya que supone el 42 % del total. Sin embargo en junio, se ve superado por Construcción y actividades inmobiliarias, con 93 millones de euros, a pesar de que cae un 21 %.

Inversis prevé un menor PIB global en 2022

De acuerdo con sus previsiones, la economía global se enfrenta a un deterioro de las perspectivas de crecimiento con respecto a principios de año arrastrado por la inflación, las políticas monetarias de las Bancos Centrales o los confinamientos en China, y siempre marcado por la evolución de la guerra en Ucrania.

En concreto se prevé un recorte de 1.2 puntos del PIB global en 2022 desde las estimaciones de principio de año hasta el 2.9%. A pesar de esta contracción, desde Inversis se observa que el crecimiento económico sigue mostrando fortaleza, situándose en el entorno o superior al 2% en la mayoría de las regiones. El buen ritmo que mantienen tanto el mercado de trabajo como el comercio unido a la previsión de que la inflación esté tocando techo, hace alejarse en el corto plazo el riesgo de recesión, incluso de estanflación, aunque no se descarta que, de mantenerse las actuales sendas de subida de tipos en los próximos trimestres, veamos alguno con inflación y crecimiento nulo o negativo de forma transitoria. La inflación se mantiene como el principal riesgo En la actualidad, el principal riesgo es que la inflación se cronifique apoyada en unas subidas de precios que tensionen aún más los mercados de trabajo en su derivada salarial. La energía, las materias primas y los alimentos son los motores inflacionistas a escala global y que se ven agravados por la guerra en Ucrania.
Desde abril de 2020 a abril de este año, el crudo se ha disparado un 350%, mientras que el gas y el carbón han registrado su precio récord. La estimación de lo que queda de año es que todas suban en torno a un 50%. Todo, siempre que no se prolongue la fase aguda de la guerra, haya una interrupción total de gas y petróleo proveniente de Rusia o dificultades para sustituir fuentes de energía Aun así, desde Inversis se entiende que buena parte del impacto de la guerra en los precios ya ha sido absorbida y que comienzan a acumularse indicios que apuntan a que la inflación estaría tocando techo y que lo previsible es que sea notablemente inferior el año que viene. En este sentido, si se confirmaran varios meses de inflación a la baja se disiparía el riesgo de una espiral de segunda ronda y tanto los bancos centrales como los mercados dejarían de anticipar fuertes subidas de tipos que aumentarían el riesgo de recesión.

Panorama regional

La economía de EE.UU. pierde inercia y se prevé que su PIB se contraiga un 1.2% hasta cerrar el año en el 2.6%. El endurecimiento de las condiciones financieras y la retirada de estímulos fiscales comienzan a pasar factura al consumo, aunque algunos sectores como automoción o servicios se están recuperando de manera sólida. Un escenario que aleja en el corto plazo una recesión, aunque no puede descartarse en los próximos 12-18 meses.
En Europa, el crecimiento económico también se resentirá un 1.2% hasta el 2.5%. A pesar de la pandemia, la tensión en las cadenas de suministros, la guerra de Ucrania y la subida de precios, el PIB de la eurozona subió seis décimas en el segundo trimestre. La normalización de estos factores, el stock de ahorro y la superación de la pandemia debería consolidar un crecimiento firme hasta final de año.
China es la que menos recorta su previsión de crecimiento, 8 décimas hasta un 4% aunque muy condicionada por la evolución de la pandemia y los confinamientos que decrete el gobierno de Pekín. El levantamiento del de Shanghái ha aliviado las tensiones en la cadena de suministros, aunque si se decretan en otras ciudades importantes, su PIB podría resentirse y quedarse en la mitad de la previsión actual. El papel de los Bancos Centrales Todo apunta a que la FED continuará subiendo los tipos en su afán por controlar los precios. Las reuniones de este mes de julio, pero sobre todo la de septiembre van a ser cruciales para marcar el ritmo de los mercados en los próximos 12 meses. No se puede descartar el inicio de un ciclo bajista antes de lo esperado si, una vez contenida la inflación, el crecimiento se ve comprometido hasta el punto de aproximarse a una recesión. El BCE por el contrario tiene un sesgo más favorable al crecimiento. La previsión es que los precios en la zona euro comiencen a moderarse en el segundo semestre del año apoyados en una esperada caída del precio del petróleo, una normalización de la política monetaria y una menor inflación de alimentos y fertilizantes.

La estrategia de Asset Allocation de Inversis para el tercer trimestre de 2022 pasa por una vuelta con cautela a la renta variable, condicionada a que haya un alineamiento entre bancos centrales y mercados, una normalización de precios energéticos, una recuperación gradual del comercio en China y el mantenimiento de los beneficios empresariales En cuanto a la estrategia sectorial, Inversis se posiciona en sectores con capacidad para mantener beneficios en 2022, compañías con balances sólidos, y sectores a largo plazo, menos expuestos a la volatilidad y que rentabilicen el nuevo ciclo geopolítico. Hablamos en el largo plazo de sectores como la sostenibilidad, alimentación o demografía. En el corto las preferencias se sitúan en la industria, seguridad, defensa, energía o utilities. En cuanto a renta fija, se observa una relajación de las curvas de la deuda por lo que esperamos retornos positivos en el entorno del 2% en la deuda pública de la zona euro y superando el 3% en la de EE.UU.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda