Tebas con problemas

04 de diciembre de 2021

Real Madrid, FC Barcelona y Athletic de Bilbao han lanzado una ofensiva para dar entrada en LaLiga a un socio alternativo a CVC. Los tres clubes de fútbol han remitido al resto de equipos una carta con una contraoferta y en la que aseguran que ofrece mejores condiciones de financiación que el fondo británico, que el pasado mes de agosto se comprometió a abonar 2.000 millones por hacerse con el 10% del negocio durante los próximos 50 años.

Compartir en:

Real Madrid, Barcelona y Athletic pretenden que los otros 39 clubes que forman parte de LaLiga rechacen la oferta de CVC en la decisiva asamblea que tendrá lugar la próxima semana (el viernes 10 de diciembre) en la que los presidentes de los equipos de primera y segunda división realizarán la votación definitiva para dar luz verde a la operación. LaLiga necesita el voto afirmativo de 22 de los 42 clubes para que se apruebe. Como precedente, en la última votación obtuvo la aceptación de 38 de los 42 clubes, todos salvo Real Madrid, Barcelona, Athletic y Real Oviedo.
La oferta alternativa, impulsada por el Real Madrid, está asesorada por Key Capital Partners, uno de los asesores históricos de Florentino Pérez, que ya participó, por ejemplo, en la opa de ACS y Atlantis sobre Abertis. Bank of America, JP Morgan, HSBC y Société Générale respaldan la financiación, que estará sustentada en una emisión de bonos, de forma que los bancos no asumirán riesgos en sus balances, según detallan fuentes del mercado.
De esta forma, los tres clubes que desde un principio no aceptaron las condiciones de CVC propondrán un nuevo socio que aporte liquidez inmediata. Aunque se desconoce el importe de la oferta, en sus cartas al resto de clubes Real Madrid, Barcelona y Athletic aseguran que se trata de una propuesta con mejores condiciones y mayor rentabilidad, ya que rebaja a la mitad el tiempo de duración de la alianza, que pasaría a ser de 25 años.

Real Madrid y Barcelona ya expresaron su oposición al acuerdo entre LaLiga y CVC, alegando que se corría el riesgo de perder el control de los derechos durante los próximos 50 años. La oferta de CVC suponía valorar el negocio de LaLiga en 24.250 millones, ya que la oferta inicial ascendía a un máximo de 2.667 millones, antes de que los tres equipos se desvincularan del acuerdo.
Si bien CVC ha invertido con éxito en otros deportes, como las carreras de motos, el voleibol y el rugby, ha encontrado mayores dificultades a la hora de cerrar acuerdos en el mundo del fútbol. La firma ya intentó invertir en la Bundesliga de Alemania y la Serie A de Italia, aunque las negociaciones terminaron fracasando.
Por su parte, JP Morgan estuvo involucrado a principios de este año en la financiación de una Superliga europea, organizada y diseñada al margen de la UEFA, y que estaba impulsada por algunos de los clubes más importantes de Europa, entre ellos Real y Madrid y Barcelona, aunque no ha llegado a culminar ante el rechazo de aficionados, políticos e instituciones deportivas.

La reacción de LaLiga no se ha hecho esperar. "La operación planteada, según la carta, es una financiación colectiva a través de un crédito que presenta una importante ausencia de detalles imprescindibles para entender la viabilidad de la misma. Solo en una primera lectura de la oferta de financiación sorprende que la misma es de imposible cumplimiento para la mayoría de los clubes participantes en la competición, incluido el FC Barcelona. Desde la competición se han mostrado críticos con el modus operandi de los tres clubes. "Presentar una oferta la noche del día 2 de diciembre sabiendo que la Asamblea va a ser el día 10 de diciembre, y conociendo la operación desde el día 12 de agosto, demuestra que la intención es hacer descarrilar un proyecto que pone en peligro sus objetivos individuales aunque para ello tengan que destruir el futuro colectivo de la competición y sus clubes", reza el comunicado que LaLiga ha enviado inmediatamente después de conocer los planes de los tres clubes.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda