ABENGOA: nueva junta

14 de octubre de 2021

La cúpula de Abengoa, los accionistas de la matriz y los acreedores alcanzaron el pasado 1 de octubre, in extremis, un pacto para allanar el rescate de la filial operativa del grupo de ingeniería, Abenewco 1, y lograr que el rescate del fondo Terramar, con 200 millones debajo del brazo, y de la SEPI, por 249 millones, salga adelante. Se llegó a un consenso para que tanto en la matriz como en la filial estuvieran representadas todas las sensibilidades, y se emplazó la solución definitiva a otra junta, que ha sido convocada este miércoles para el próximo 16 de noviembre, según ha comunicado la compañía a la CNMV.

Compartir en:

Así, Fernández, líder de la sindicatura AbengoaShares, con el 21% del capital de Abengoa SA, Murat Moreno, también ligado a la mencionada agrupación, y Vidal Otero serán ratificados consejeros de la matriz y se aprobarán las cuentas correspondientes a 2019, con unas pérdidas de 487,6 millones de euros. El pasado 1 de octubre, López-Bravo dimitió como presidente de la matriz, según había exigido Clemente Fernández, el nuevo presidente, en las negociaciones entre la cúpula y la agrupación de accionistas,. El actual consejo, en todo caso, tiene un escaso margen de maniobra, pues el juez concursal suspendió en verano sus facultades, que ha asumido EY, el administrador. También se ejecutarán cambios en el consejo de Abenewco 1, la joya de la corona del grupo, que es la diana del rescate. Estarán en él Martínez-Sieso, ligado a la sindicatura de minoritarios, y al propio Fernández González. La clave está en que permanecerán en el consejo de Abenewco 1 Lopez-Bravo Velasco, que será el presidente, y Polo Guerrero.
Estos nombramientos configuran un consejo diverso con el poder repartido entre los accionistas de la matriz, que dejó de negociarse en Bolsa el 14 de julio del año pasado, y los acreedores, entre los que destaca Banco Santander, al que acompañan CaixaBank y Crédit Agricole, así como los fondos KKR, Blue Mountain, Alden y Melqart. El mismo esquema se repite en la filial operativa.
La salvación para Abengoa está abierta, pero aún quedan mucho por andar. Ahora los nuevos consejeros han de empaparse de la situación, plantearán modificaciones en el plan de rescate, incluida la posible incorporación de un socio que acompañe a Terramar. Por su parte, los acreedores financieros han de dar su bendición a ese plan y, después, la SEPI debe pronunciarse de forma positiva.
La única fórmula de salvamento ahora es que Terramar mantenga su oferta por Abenewco 1, que incluye el desembolso de 200 millones –140 millones en crédito y otros 40 en forma de capital–, así como la participación del fondo de rescate estatal, con una inyección de 249 millones de euros.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda