Abengoa podría estar en la ultima fase s de su salvamento

02 de octubre de 2021

El consejo de Abengoa SA, ha comunicado a la CNMV que ha nombrado consejero a Clemente Fernández, representante de AbengoaShares, sindicatura que suma un 21% del capital, al tiempo que López-Bravo ha dimitido de la matriz, como exigía Fernández. Queda por convocar una junta extraordinaria en la que entrarán personas en representación de minoritarios y acreedores, con el objetivo de que el rescate, impulsado por el fondo Terramar y la SEPI siga adelante.

Compartir en:

Todo se ha producido antes de que empiece la junta convocada para este viernes a las 12, en la que, salvo sorpresa, no se aprobarán las cuentas de 2019, el punto crucial de la reunión, debido a que así lo indicó AbengoaShares. El pacto se ha sellado en un consejo de administración convocado de urgencia. Fernández ya es consejero de Abengoa SA, mientras que el presidente López-Bravo ha dimitido de la matriz. Al tiempo, se ha nombrado también consejero a Alfonso Murat Moreno, otro hombre vinculado a AbengoaShares.
Además, se ha acordado la convocatoria de una junta extraordinaria de accionistas. En ella se nombrará como consejeros de Abenewco 1, la joya de la corona, a Jose Joaquín Martínez-Sieso, también ligado a la sindicatura, y a Clemente Fernández González. Permanecerán en él Juan Pablo Lopez-Bravo Velasco, como presidente, y Álvaro Polo Guerrero.

La empresa comunica a la CNMV que “con estos acuerdos, se reconstituye el consejo de administración de la sociedad, al mismo tiempo que se alcanza la paz social para la compañía y su grupo". "De forma inmediata se procederá a convocar junta general de accionistas para la ratificación del nombramiento de los consejeros designados por cooptación”, sentencia la firma en un comunicado ante el supervisor.

A falta de una eventual sorpresa en la junta, estos nombramientos configuran un consejo diverso con un el poder repartido entre los accionistas de la matriz, que dejó de negociarse en Bolsa el 14 de julio del año pasado, y los acreedores, entre los que destaca Banco Santander, al que acompañan CaixaBank y Crédit Agricole, así como los fondos KKR, Blue Mountain, Alden y Melqart.

La única fórmula de salvamento es que Terramar mantenga su oferta de salvamento de Abenewco 1, que incluye el desembolso de 200 millones de euros –140 millones en crédito y otros 40 millones en forma de capital–, así como la participación de la SEPI con una inyección de 249 millones de euros. El rescate arrancaría antes de obtener el “sí” definitivo de la SEPI, con una financiación en un primer momento de 60 millones que inyectaría el futuro propietario de Abenewco 1 y con el mismo importe en avales. Los acreedores financieros deberían dar su luz verde después al pacto y, en la fase final, el Gobierno habría de bendecir el salvamento a través de la SEPI.
Solo Terramar tiene encima del tapete una oferta firme para rescatar Abengoa. Se compromete, en el plan de viabilidad presentado en la SEPI, a devolver todas las ayudas estatales en tiempo y forma –esto es un requisito sine qua non– y a no trocear la compañía. Uno de sus compromisos es mantener todos los centros de trabajo en España, donde Abengoa cuenta con unos 2.000 empleados, de los 12.000 que tiene en nómina en todo el mundo.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda