BdE: los costes empresariales, disparados

15 de julio de 2022

Según explica el organismo, durante los últimos trimestres, la mayoría de las empresas han experimentado aumentos notables en sus costes de producción como consecuencia de los cuellos de botella de las cadenas globales de producción y suministro, y del encarecimiento de muchas materias primas, incluidas las energéticas.

Compartir en:

"Aquellas empresas que no hayan podido trasladar este aumento de los costes a los precios de venta han podido experimentar una contracción de sus márgenes empresariales, entendidos como el cociente entre sus excedentes y la cifra neta de negocios. En todo caso, la evolución de los márgenes empresariales puede haber estado condicionada también por otros factores, como el crecimiento de la actividad económica", señala el documento.
Los resultados del CBT evidencian una elevada heterogeneidad en la evolución de los márgenes empresariales. Parte de esta heterogeneidad tiene su origen en la dimensión sectorial. "Concretamente, en algunos sectores (como el de la comercialización de la energía eléctrica y el de productos minerales y metálicos) la variación mediana y gran parte de la distribución se sitúan en la zona negativa, lo que indica que en dichas ramas predominan las caídas de los márgenes. Por el contrario, en otras ramas (como la de coquerías y refino) predominan los aumentos", explica.

De acuerdo con los resultados, el crecimiento de los costes de producción unitarios se asocia a un descenso del margen empresarial. "Ello sugiere que las empresas que vieron aumentar en mayor medida sus costes no los habrían podido trasladar completamente a sus clientes", dice el Banco de España.

Las empresas no financieras disparan su beneficio un 62,4%

Por otro lado, el documento añade que el resultado ordinario neto (RON) de las empresas no financieras incluidas en la CBT aumentó un 62,4% en el primer trimestre de 2022. Un incremento muy superior al registrado un año antes, del 8,1%, pero todavía inferior al de antes de la pandemia.
En concreto, los ingresos financieros aumentaron un 53%, como consecuencia, principalmente, de los mayores dividendos recibidos. Mientras, los gastos financieros crecieron un 8%, debido al mayor endeudamiento. Los gastos de personal crecieron un 5,9% entre enero y marzo.

La mitad de las empresas hace su propio pacto de rentas

El análisis ‘Resultados de las empresas no financieras hasta el primer trimestre de 2022‘, elaborado por Roberto Blanco, Álvaro Menéndez y Maristela Murino a partir de la información de la Central de Balances del Banco de España, evidencia que en los tres primeros meses de 2022 la actividad y los beneficios corporativos siguieron recuperándose. En este contexto, los niveles de rentabilidad medios se elevaron respecto al mismo período de 2021, aunque se mantuvieron aún por debajo de los valores previos a la pandemia.

La deuda del conjunto de las empresas creció en los tres primeros meses de 2022 con respecto a un año antes, lo que llevó a un ligero ascenso de la ratio media de endeudamiento en relación con el activo. En cambio, la ratio media de deuda sobre excedentes, que aproxima la capacidad de reembolso, descendió, favorecida por la recuperación de los beneficios empresariales. El incremento de los excedentes ordinarios también facilitó que siguiera reduciéndose el peso medio de los pagos por
intereses sobre los resultados, aunque a un ritmo menor que el del año previo, debido al ascenso de los gastos financieros asociado a las mayores deudas.

Los expertos del Banco de España analizan la evolución durante el último año de los márgenes en las empresas. La empresa mediana no ha experimentado apenas cambios en sus márgenes. Sin embargo, existe una elevada heterogeneidad no solo entre sectores, sino también dentro de cada sector. Las diferencias en la evolución de esta variable vienen explicadas por determinadas características, como, por ejemplo,
el crecimiento de los costes, la situación financiera de las empresas o el dinamismo de su actividad.

La mitad aumenta sus márgenes, y el resto los reduce

Aproximadamente la mitad de las empresas ha experimentado durante el primer trimestre de 2021 y el mismo período de 2022 un aumento de sus márgenes empresariales, y la otra mitad, una disminución. En algunos sectores, como el de la comercialización de la energía eléctrica y el de productos minerales y metálicos, predominan las caídas de los márgenes, mientras que, por el contrario, en otras ramas, como la de coquerías y refino, predominan los aumentos. En el sector de la comercialización de energía eléctrica y en el de productos minerales y metálicos los precios de venta de la empresa mediana han crecido muy por debajo de los costes de producción unitarios, lo que ha llevado a la contracción de los márgenes.

En la situación contraria se encuentra el sector de coquería y refino, en el que el crecimiento mediano de los precios de venta ha superado al de los costes de producción unitarios, lo que habría llevado a una ampliación del margen. Durante los últimos trimestres, la mayoría de las empresas han experimentado aumentos notables en sus costes de producción como consecuencia de los cuellos de botella de las cadenas globales de producción y suministro, y del encarecimiento de muchas materias primas, incluidas las energéticas. Aquellas empresas que no hayan podido trasladar este aumento de los costes a los precios de venta han podido experimentar una contracción de sus márgenes empresariales, entendidos como el cociente entre sus excedentes y la cifra neta de negocios.

En todo caso, la evolución de los márgenes empresariales puede haber estado condicionada también por otros factores, como el crecimiento de la actividad económica.
El crecimiento de los costes de producción unitarios se asocia a un descenso del margen empresarial. «Ello sugiere que las empresas que vieron aumentar en mayor medida sus costes no los habrían podido trasladar completamente a sus clientes», señala el estudio del Banco de España

La propensión de las empresas a incrementar el peso de las exportaciones en su cifra de negocio también tiene un efecto negativo sobre la variación de los márgenes.Las empresas que partían de un margen más elevado, lo redujeron, siendo este impacto cuantitativamente más importante que los anteriores. «Este efecto podría recoger la mayor capacidad de las empresas que partían de unos márgenes más amplios para absorber el aumento de costes mediante una reducción de márgenes», explica el Banco de España en su informe.
En sentido contrario, se observa que las compañías que han visto crecer su actividad en mayor medida, aproximada por la evolución del empleo, han aumentado sus márgenes.

Las empresas con una posición financiera más vulnerable, un endeudamiento elevado y una menor capacidad para cubrir sus gastos financieros con los ingresos generados, también han mostrado un aumento de sus márgenes. Este hecho puede estar vinculado a la necesidad que tienen estas compañías de mejorar su rentabilidad y, por tanto, sus flujos netos de caja, dada la presión financiera a la que se ven sometidas.

Incremento del 70,5% del beneficio ordinario

Las empresas registraron un incremento del 70,5% en su beneficio ordinario neto en el primer trimestre del año actual respecto al mismo periodo del año pasado, un aumento muy superior al registrado en 2021 (8,1%). No obstante, el resultado ordinario neto de las empresas financieras entre enero y marzo se encuentra todavía por debajo (un 25,6%) del nivel previo a la pandemia.

El aumento de los beneficios ordinarios se tradujo en un incremento de las ratios medias de rentabilidad. La rentabilidad ordinaria del activo creció cinco décimas, hasta el 2,1%, y la de los recursos propios aumentó 1 punto y se situó en el 2,6%.
Los ingresos financieros aumentaron hasta marzo un 53%, como consecuencia, sobre todo, de los mayores dividendos recibidos (que crecieron un 74%), si bien los intereses cobrados también aumentaron, un 30,1%. Por su parte, los gastos financieros crecieron un 8%, debido al mayor endeudamiento y a pesar del descenso de los costes medios de la deuda viva de las empresas.
La deuda del conjunto de las empresas creció en los tres primeros meses de 2022 con respecto a un año antes un 2,5%, lo que llevó a un ligero ascenso (0,6 puntos) de la ratio media de endeudamiento en relación con el activo, hasta situarse en el 45,3%. En cambio, la ratio media de deuda sobre excedentes, que aproxima la capacidad de reembolso, descendió, favorecida por la recuperación de los beneficios empresariales.

El incremento de los excedentes ordinarios también facilitó que siguiera reduciéndose el peso medio de los pagos por intereses sobre los resultados, aunque a un ritmo menor que el del año previo, debido al ascenso de los gastos financieros asociado a las mayores deudas.

Crecimiento del 4,1% del empleo

Los gastos de personal aumentaron un 5,9% entre enero y marzo, en términos interanuales, evolución que se ha visto impulsada tanto por el incremento de las plantillas medias efectivas como, en menor medida, por el ascenso de las remuneraciones medias, que crecieron un 1,8%.
El empleo medio efectivo avanzó en el primer trimestre de 2022 un 4,1%, frente a la caída del 2,7% de un año antes. De este modo, las plantillas medias se situaron en niveles similares a los del mismo período de 2019.

El crecimiento del empleo se registró tanto en el colectivo de trabajadores fijos, que aumentaron un 4,1%, como en el personal con contrato temporal, que creció un 3,9%. En línea con esta positiva evolución del empleo, casi la mitad de las empresas, un 49,5%, incrementaron sus plantillas efectivas, 14 puntos porcentuales más que en el ejercicio anterior.
Los aumentos de empleo se concentraron especialmente en los sectores de comercio y hostelería y en el denominado ‘resto de las actividades’, con tasas del 7,1% y del 4,2%, respectivamente. La progresiva eliminación de las restricciones que se impusieron por la pandemia, en comparación con un año antes, ha beneficiado particularmente a estos sectores.

En sentido contrario, las ramas de energía e industria reflejaron ligeros descensos de sus plantillas medias, del 0,2% y del 0,3%, respectivamente.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda