Ikea deja de vender en Rusia

09 de agosto de 2022

La compañía sueca de muebles y decoración Ikea dejará de procesar pedidos en línea en el mercado ruso el próximo 15 de agosto, según ha confirmado la empresa -y recoge Europa Press- que anunció el pasado mes de marzo la suspensión de sus operaciones en el país.

Compartir en:

"El 15 de agosto de 2022 a las 20.00 horas (hora de Moscú), finalizará la venta en línea de productos Ikea", ha anunciado la multinacional. De este modo, las tiendas Ikea en Rusia permanecerán cerradas y solo operarán para la emisión de pedidos realizados previamente, así como para la devolución y cambio de mercancías. "Todos los pedidos realizados antes de que finalice la venta 'online' serán procesados, emitidos o entregados durante los meses de agosto y septiembre en el momento acordado al realizar el pedido", ha precisado la compañía.

Así fue la salida de Rusia

En marzo, Inter Ikea, dueño de la marca en Rusia, anunció que paralizaba todas las exportaciones e importaciones a y desde Rusia y Bielorrusia y toda la producción en ese país, lo que afectó también a todas las entregas de los subcontratistas. Ingka Group, sociedad que concentra el 90% de las ventas de Ikea y opera en 32 países con más de 170.000 trabajadores, suspendió también todas sus operaciones minoristas en Rusia. El cierre no afectó sin embargo a los centros comerciales Mega, controlados por Ingka, que continúan "para asegurar que mucha gente en Rusia tenga acceso a sus necesidades diarias y esenciales como comida, verduras y farmacias", comentó entonces en un comunicado.
"Las ambiciones de la compañía son a largo plazo y hemos asegurado estabilidad de empleo e ingresos para el futuro inmediato y proporcionado apoyo a estos y a sus familias en la región", aseguró entonces la compañía. La fundación de la multinacional anunció además una donación inmediata de 20 millones de euros (22,2 millones de dólares) para ayuda humanitaria a los desplazados por el conflicto bélico, respondiendo a una llamada de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). "La situación es extremadamente crítica y cambia con rapidez. Los grupos de la compañía se han consagrado a navegar en esta realidad, con el interés de la gente como prioridad principal", señaló la firma sueca.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda