Alianza Repsol/Navantia

14 de julio de 2022

Repsol y Navantia Seanergies, la división de energías verdes de Navantia, explorarán conjuntamente oportunidades de negocio en el ámbito de la producción de hidrógeno renovable. De esta manera, ambas entidades buscan situar a España como referente internacional en la producción de hidrógeno renovable, contribuyendo asimismo al fortalecimiento de la industria, a la creación de empleo de calidad y al desarrollo económico en el país.

Compartir en:

Repsol es actualmente el primer productor y consumidor de hidrógeno de la Península Ibérica. El hidrógeno renovable es uno de los pilares de su transformación, clave en su objetivo de alcanzar las cero emisiones netas en 2050. La compañía multienergética cuenta con una estrategia de hidrógeno renovable que contempla el despliegue de proyectos en toda la cadena de valor, con una inversión prevista de 2.549 millones de euros hasta 2030.
Navantia Seanergies desarrolla su actividad en torno a dos ejes principales: las infraestructuras para parques eólicos marinos y el desarrollo del hidrógeno como vector energético. En este último campo, Navantia Seanergies busca convertirse en una empresa de referencia en el ámbito de la descarbonización del transporte marítimo, ofreciendo soluciones de propulsión de bajas emisiones (en el corto y medio plazo) y cero emisiones a largo plazo, e implantarse en la cadena de valor del hidrógeno, mediante, entre otros, la fabricación de componentes (como es el caso de los electrolizadores, pieza clave para asegurar el desarrollo de esta tecnología), y la industrialización de plantas de generación, ya sea en entorno litoral u offshore.
Repsol es actualmente el primer productor y consumidor de hidrógeno de la Península Ibérica. El hidrógeno renovable es uno de los pilares de su transformación, clave en su objetivo de alcanzar las cero emisiones netas en 2050. La compañía multienergética cuenta con una estrategia de hidrógeno renovable que contempla el despliegue de proyectos en toda la cadena de valor, con una inversión prevista de 2.549 millones de euros hasta 2030.
La Fábrica de Turbinas de Navantia ha desarrollado este último año un proceso de modernización y digitalización de los procesos de producción con la implantación de un modelo de Smart Factory que le permitirá mejorar su eficiencia y competitividad. Este proyecto supone una oportunidad de poner en valor su experiencia y alto nivel de cualificación en el marco de los grandes montajes y mecanizados, y avanzar en su incorporación al desarrollo del hidrógeno, con unas expectativas de crecimiento muy por encima de la mayoría de los sectores industriales.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda