Orange y MásMóvil ya son uno

24 de julio de 2022

«La Joint Venture entre MásMóvil y Orange creará un actor sostenible con capacidad financiera y escala suficiente que le permita seguir invirtiendo y asegurar el futuro de la competencia en infraestructuras en España, en beneficio de los consumidores y de las empresas», señala el comunicado de las dos empresas. Y permitirá a la entidad combinada «acelerar las inversiones en FTTH y 5G, que serán beneficiosas para los consumidores españoles».

Compartir en:

Como parte del acuerdo final, el valor de Orange España se fija en 7.800 millones, por lo que en el camino de la fusión ha perdido 300 millones. Esta valoración supone 7.2 el Ebitda de 2022 (frente am las 7,5 veces fijadas en el preacuerdo de marzo).
En el caso de MásMóvil, es valorada en 10.900 millones, 600 millones menos que en marzo. Las 9,9 veces el Ebitda previsto para 2022 se reducen a 8,7 veces.Las “due dilligences”, que se han venido realizando desde marzo, han arrojado un potencial de sinergias superior a los 450 millones anuales, a partir del cuarto año después del cierre de la operación. Un año más tarde de lo que calculaba en marzo.

Pago de 5.850 millones a los accionistas

La transacción está soportada por un paquete de deuda de 6.600 millones sin recurso al accionista, que financiará, entre otras cuestiones, un pago de 5.850 millones de euros a los accionistas de las dos empresas. Esta distribución a los accionistas será asimétrica, ya que lleva implícita el reequilibrio del valor patrimonial a favor de Orange para reflejar los diferentes niveles de endeudamiento de las dos compañías por separado.
Este paquete de deuda se compone principalmente de deuda bancaria, proporcionada por un “pool” de bancos. La deuda existente de MásMóvil se mantendrá en la nueva compañía.

Tras el cierre de la integración, la política financiera acordada entre las dos empresas incluye un objetivo de apalancamiento de 3,5 veces ratio deuda neta/Ebitda para facilitar una salida a Bolsa (OPV) de la joint venture a medio plazo. La operación está sujeta a la aprobación de las autoridades de competencia, y de otras, y se espera que se cierre en la segunda mitad del año 2023, como muy tarde. Hasta que se obtengan esas aprobaciones y, por lo tanto, mientras no se oficialice el cierre de la transacción, las dos compañías continuarán operando de forma independiente.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda