PROBLEMAS EMPRESARIALES

CNC: El plan del Gobierno no sirve para la construcción

26 de julio de 2022

La Confederación Nacional de la Construcción ha constatado que más del 90% de las empresas del sector no puede acogerse al real decreto aprobado por el Gobierno para aplicar una revisión de precios de los contratos, cuyo objetivo era limitar el impacto que ha supuesto el incremento del coste de los materiales.

Compartir en:

La patronal ha realizado un estudio en el que detalla que solo el requisito de que las obras tengan que tener una duración superior a un año para poder solicitar una revisión de precios ya deja fuera al 80% de ellas, que tienen una duración inferior a 12 meses. Que los precios hayan tenido que subir un mínimo del 5%, la tipología de las obras o el tipo de materiales que entran en el perímetro de la medida son otros de los inconvenientes que han hecho que hasta el 95% de las empresas del sector no haya podido revisar sus precios.
Según la CNC, el Ministerio de Hacienda, que es el último Departamento que tiene que permitir cualquier revisión, puesto que afecta a las cuentas públicas, está poniendo trabas y ampliando los requisitos para dificultar la aplicación de la medida.

Por el contrario, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, del que depende de forma directa el ámbito de la construcción, «está haciendo todo lo posible» por solucionar este problema, según ha asegurado el presidente de la CNC, Pedro Fernández Alén, en una rueda de prensa. En cualquier caso, a falta de que ambos ministerios acaben consensuando nuevas medidas, la patronal ha afirmado que los retrasos en la ejecución de obras ya está provocado el abandono de proyectos y una «parálisis» en el conjunto del sector.

La CNC ha señalado que este decreto está orientado principalmente a grandes contratos ferroviarios y de carreteras con amplios plazos de ejecución, pero que las pequeñas y medianas empresas «siguen sufriendo» las consecuencias de la inflación. Por todo ello, ha propuesto una batería de medidas que pasan por que los ayuntamientos queden vinculados a las decisiones de su comunidad autónoma, que se incluyan las obras comenzadas a partir de enero de 2021, que se aporte una propuesta provisional ante un plazo de respuesta largo por parte de la Administración o que se rebaje al 2% el umbral del alza de precios necesario para aplicarse.
Asimismo, ha pedido que se introduzcan más materiales, que se compense también el precio de la energía –que puede representar hasta el 30% del coste total de la obra–, que se elimine el límite del 20% a compensar y que se incluyan los contratos de servicios, conservación y mantenimiento.

Según los datos del INE, en marzo la cerámica había subido un 40%, el aluminio un 55%, la madera un 16%, el cobre un 20%, los materiales siderúrgicos un 50%, la energía un 84% y el refino de petróleo otro 53%. Todo ello ha provocado un incremento del 30% en el precio de las obras.

El sector inmobiliario empieza a sufrir la subida de tipos

El sector inmobiliario español empieza a notar las consecuencias de la histórica subida -la primera en 11 años- de 50 puntos en los tipos de interés. Esta esperada medida, tomada por el Banco Central Europeo (BCE) en su última reunión sobre política monetaria, dejará perjudicados y beneficiados a partes iguales en los próximos meses.

“Si bien es cierto que esta subida afectará de forma muy negativa a los nuevos contratantes de hipotecas a tipo fijo y a aquellos que apostaron por un tipo variable, también habrá ciertos beneficiados, como es el caso de los ahorradores, que se encontrarán en una mejor situación para seguir mitigando el efecto de la creciente inflación”, indica Font, director de Estudios del portal inmobiliario pisos.com. La tendencia alcista en los tipos de interés, detalla el experto, se podría traducir en un aumento de la rentabilidad de todo tipo de productos de ahorro, como pudieran ser, entre otros, los depósitos a plazo fijo, pues son ya varios bancos los que han mejorado sus condiciones. “A pesar de todo esto, hay que ser prudentes, pues los efectos en estos casos no van a ser tan inmediatos con esta subida inicial de 50 puntos básicos”, añade Font, quien recuerda también que la posible llegada -según estimaciones- del Euríbor al 2% para finales de año no debe ser motivo de preocupación: “Este es su valor normal, lo anómalo han sido los tipos de interés negativos en los que nos hemos situado a nivel europeo a lo largo de los últimos años”.

Financiación más cara, compraventa moderada

Por otro lado, los principales afectados de esta nueva coyuntura serán las personas que tengan una hipoteca: “El impacto, sin embargo, no será el mismo para todos, pues la situación más complicada la tendrán los firmantes de hipotecas a tipo variable, al estar referenciadas al Euríbor”.Es así como, al haberse producido un aumento de más de 1,5 puntos en este índice de referencia en el último año, las familias deberán pagar hasta 1.400 más de media anualmente, lo que se traducirá en un aumento de la cuota hipotecaria de entre 115 y 120 euros mensuales. “En lo que respecta a las hipotecas a tipo fijo, las ya firmadas quedarán exentas de sobresaltos, pero las pendientes de formalizar se verán condicionadas por la subida, ya que los bancos están empezando a modificar su oferta”, añade.
El poder adquisitivo de las familias, por lo tanto, se verá reducido. Al caso de las hipotecas hay que añadir el de los créditos al consumo, préstamos y cualquier tipo de solicitud de financiación, que se verán encarecidos también. “En definitiva”, concluye Font, “se espera que de cara al segundo semestre del año se produzca una ralentización de las transacciones y una moderación de la subida del precio de la vivienda”.

Las empresas familiares anuncian caídas

Los empresarios familiares esperan acusar un importante impacto en sus márgenes en 2022 como consecuencia de la escalada de precios. Así lo manifiestan todos los empresarios participantes en una consulta realizada por la Asociación de la Empresa Familiar de Madrid (ADEFAM) sobre su base asociativa, integrada por más de un centenar de empresas.

El 43% prevé que su margen empresarial se reduzca hasta un 10% y otro 38% cree que la reducción será aún mayor, entre el 10 y el 30%. Incluso hay un 15% que vaticina que podría situarse entre el 30 y el 50%.
Precisamente, los problemas que se registran en la cadena de suministro, que en parte explican el actual ciclo inflacionista, habrían generado a sus negocios un aumento directo del coste de sus proveedores (así lo expresa el 54%) y retrasos en la fabricación y pérdida de oportunidades de venta (24%).
Quizás como respuesta a estas disfunciones en la cadena de abastecimiento, los empresarios familiares madrileños miran ahora más a España a la hora de dirigir sus inversiones. El 82% prevé incrementar las inversiones en nuestro país, frente al 70% que lo manifestaba hace un año. En contraposición, se reduce al 37% (desde un 47% hace un año) la proporción de los que prevén incrementar sus inversiones fuera de España.

En relación con las políticas salariales más convenientes en un entorno de fuerte inflación como el actual, casi 6 de cada 10 empresarios familiares madrileños se decantarían por introducir en las posibles alzas salariales un factor variable relacionado con la productividad, mientras que el 33% se inclinaría por lograr un pacto de rentas para contener la inflación.

Reformas que necesita España para crecer

A juicio de los empresarios familiares, las principales reformas que necesitaría España para intensificar su crecimiento económico serían, por este orden: el recorte de las Administraciones Públicas y el aumento de su eficiencia; la mejora del sistema educativo; la reforma del sistema energético que reduzca el coste de la energía; la reducción de las cotizaciones sociales; la reforma de la fiscalidad empresarial, con especial atención a la reducción del Impuesto de Sociedades; un mejor tratamiento de la reinversión de beneficios, y la introducción de incentivos a la innovación.
Especial importancia conceden los empresarios familiares al mercado laboral, en el que detectan, por lo general, una baja adecuación de los perfiles profesionales de los jóvenes a las necesidades de sus empresas, y señalan como perfiles profesionales más buscados para sus negocios los siguientes: oficios relacionados con industria y servicios (55%), desarrolladores de negocio/comerciales (51%), especialistas en TIC (39%), especialistas en marketing digital (35%), directores de proyectos (29%),ingenieros (20%) y personal administrativo/finanzas (18%).

Compartir en:

Crónica económica te recomienda