FUTBOL DE OTRA DIVISION

Tebas pierde a su gran aliada Botin

11 de julio de 2022

LaLiga y Banco Santander pondrán fin al actual contrato de patrocinio que la entidad bancaria tiene con la competición desde la temporada 2016-17 al finalizar el próximo curso 2022-23, según anunció la patronal de clubs en un comunicado. Esta decisión obedece a la búsqueda de "nuevas formas de colaboración" tanto en común como con terceros.

Compartir en:

En este sentido, LaLiga anunciará en las próximas semanas las novedades que afectan a la competición a partir de la temporada 2023-24. En estas seis temporadas de alianza se ha construido una relación entre LaLiga y el Banco Santander que ha trascendido el patrocinio oficial de la competición, pues se han impulsado proyectos como LaLiga Promises (fútbol sub-12) o el patrocinio principal de la competición de LaLiga.
Uno de los proyectos más icónicos de esta colaboración es LaLiga Genuine Santander. Banco Santander, que ha sido uno de los motores principales de esta iniciativa que se inició en 2017-18, y LaLiga están trabajando conjuntamente en un modelo para continuar patrocinando esta competición que ha supuesto que LaLiga, junto con su Fundación, sea la primera liga de fútbol profesional del mundo que cuente con una competición para futbolistas con discapacidad intelectual. El presidente de LaLiga, Javier Tebas, agradeció la "confianza" que Santander ha depositado en la patronal durante estos años. "Estamos convencidos de que continuaremos colaborando en futuros proyectos con Banco Santander para el crecimiento y fomento de ambas marcas", manifestó. Por su parte, el responsable regional de Europa y consejero delegado de Santander España, Antonio Simoes, se declaró "encantado" de la colaboración con LaLiga durante todos estos años y animado a "explorar otras vías de colaboración".

Ambas entidades han conseguido logros que van más allá de lo que a la presencia publicitaria se refiere y que han supuesto proyectos estratégicos de desarrollo nacional e internacional como LaLiga Global Network, que permitió a LaLiga, en colaboración con Banco Santander y Universia, dar el paso definitivo en su internacionalización con la creación de la red de delegados que actualmente dispone de 44 profesionales en 41 mercados internacionales. La educación ha sido otro de los pilares en la relación de LaLiga y Banco Santander, que aunaron esfuerzos con LaLiga ProPlayer para impulsar la formación universitaria y la creación de becas deportivas en EEUU para jugadores de categorías inferiores, así como la creación en 2021 del programa formativo para futbolistas profesionales en activo. De este modo, Global Players Program de LaLiga Business School fue el primero de este tipo entre las grandes ligas europeas que ha contado con la presencia de 30 jugadores en su primera edición.

En entretenimiento y desarrollo digital destaca el apoyo del Banco Santander a eLaLiga, la competición de eSports de LaLiga, así como el Santander Football Quiz, la aplicación desarrollada conjuntamente para entretener, poner a prueba y premiar semanalmente a los aficionados de LaLiga Santander. Asimismo, durante el periodo de pandemia, y a pesar de que la competición futbolística tuvo que suspenderse durante un tiempo, LaLiga y el Banco Santander unieron sus fuerzas para seguir entreteniendo a los aficionados y pusieron en marcha #LaLigaSantanderFest, un festival online en el que medio centenar de artistas y futbolistas se citaron para recaudar fondos frente a la Covid-19

La sensibilización social de ambas entidades ha marcado la asociación en las últimas temporadas con otros proyectos como 'Hambre a 0', las colaboraciones con el Banco de Alimentos o aportaciones económicas a proyectos nacionales e internacionales de la Fundación LaLiga para los más desfavorecidos. "La temporada 2022-23 será por tanto la última temporada de colaboración como patrocinador principal de la competición y ambas entidades han expresado su compromiso de afrontarla con la misma dedicación y predisposición para sacar el máximo rendimiento al patrocinio y contribuir a la consecución de los objetivos de crecimiento de ambos", concluye la nota

La “Champion” a la espera del mercado USA

 

La Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol comenzará a solicitar ofertas por los derechos de televisión de la Liga de Campeones en EE.UU., y se espera que las ofertas superen los 2 billones de dólares por un acuerdo de seis años, más del doble de lo que la UEFA consigue cada año de los acuerdos actuales, según personas familiarizadas con la organización.


Se espera que el grupo publique un documento en su página web el lunes invitando a las empresas a presentar ofertas para el torneo anual, en el que participan los mejores equipos de fútbol de Europa. El plazo de fecha límite para presentar ofertas es el 15 de agosto.La UEFA ha mantenido conversaciones preliminares en las últimas semanas con Comcast Corp.'s NBC, Walt Disney Co.'s ESPN, Paramount Global's Amazon.com Inc, Apple Inc, Fox Corp, Warner Bros. Discovery Inc., Univision y DAZN, según fuentes que pidieron no ser identificados porque las discusiones son privadas.

Paramount y Univision tienen los derechos de la Champions League. Entre ambos pagan unos 145 millones de dólares al año, aunque Paramount está pagando más. La audiencia ha sido enorme. La final de la Liga de Campeones de la UEFA entre el Real Madrid y el Liverpool, dos de los equipos más populares, atrajo a 2,8 millones de espectadores en la CBS en mayo. Esa fue la cifra de mayor audiencia de una final en Estados Unidos en la televisión en inglés. También fue la mayor audiencia de streaming para un partido de fútbol en Paramount+. La UEFA ha hecho varios cambios para que sus derechos sean más atractivos para las empresas de comunicación. Aumentará el número de equipos de 32 a 36 a partir de 2024. Por primera vez, los medios de comunicación pueden pujar por los derechos hasta seis años, de 2024 a 2030, lo que da a las emisoras más tiempo para aumentar su capacidad de marketing y producción.
También se han añadido partidos en enero, lo que podría ayudar a los servicios de streaming, que, de otro modo, verían cómo los abonados se dan de baja cuando la liga se toma un descanso ese mes. Un nuevo formato significa que menos partidos se solapan y que los equipos populares juegan más a menudo. Y en un guiño a la creciente popularidad del streaming, la liga está relajando el requisito de que un número mínimo de partidos aparezca en la televisión tradicional.

El fútbol se ha convertido en el deporte preferido de la era del streaming debido a su base de aficionados jóvenes, con conocimientos digitales. Varias empresas de comunicación, como Paramount, ESPN y NBC, han utilizado este deporte para impulsar sus ofertas en línea. También ha sido atractivo para los gigantes de la tecnología que acaban de llegar a la transmisión de deportes. El mes pasado, Apple Inc. se hizo con los derechos de la Major League Soccer, mientras que Amazon.com Inc. consiguió los derechos para transmitir la Liga de Campeones en el Reino Unido por primera vez.

La UEFA apuesta por que ahora es el momento ideal para vender los derechos de fútbol en Estados Unidos, ya que los precios se han disparado. En noviembre, la NBC de Comcast Corp. acordó pagar más de 2.500 millones de dólares en seis años para renovar los derechos de transmisión de los partidos de la liga inglesa. Esta cantidad casi triplica el acuerdo anterior. Por su parte, Apple está pagando una garantía mínima de 250 millones de dólares al año por los derechos de la Major League Soccer, casi el triple del valor del acuerdo anterior, según Sports Business Journal.

Además, en 2026, Estados Unidos acogerá la Copa del Mundo, lo que podría generar más entusiasmo por el fútbol entre el público estadounidense. El proceso de licitación está a cargo de Relevent Sports Group, cofundado por el propietario de los Miami Dolphins, Stephen M. Ross. En febrero, Relevent ganó los derechos para negociar los acuerdos de medios de comunicación de la UEFA en EE.UU., superando a otras agencias como Octagon y Entorno e IMG, de Endeavor, prometiendo vender los derechos por al menos 250 millones de dólares al año.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda