El sector de ladrillos y tejas aceleró su crecimiento en 2021

07 de abril de 2022

La Asociación Española de Ladrillos y Tejas, Hispalyt, ha presentado hoy en rueda de prensa los datos del sector correspondientes a 2021, ha analizado la complicada situación a la que se enfrenta en la actualidad por la escalada del precio de la energía y ha explicado las medidas que considera necesarias para garantizar la viabilidad de la industria de cerámica estructural, sector estratégico dentro de la construcción en España.

Compartir en:

El número de empresas se ha mantenido en 130, lo que supone el primer año desde los inicios de la anterior crisis, en el que no desciende el número de compañías del sector. La producción en 2021 ha sido de 6,3 millones de Toneladas, un 21 % más que en 2020, año en el que se experimentó un ligero descenso en la producción del 2,62% con respecto al 2019, ocasionado directamente por la pandemia.

En cuanto al volumen de negocio del sector, en 2021 ha experimentado un aumento considerable, llegando a los 615 millones de euros, lo que supone un incremento del 32% con respecto a 2020, y un incremento del 76% con respecto a 2014. El presidente de Hispalyt ha destacado que, “estos datos positivos son un síntoma de que el sector de la construcción, como nosotros reclamábamos, ha estado ejerciendo de motor para superar la crisis derivada del corona virus”.
Además, ha añadido, “nuestra industria ha demostrado ser un nicho de empleo importante y ha seguido generando puestos de trabajo”. El número de trabajadores en 2021 ha llegado hasta los 4.550, lo que supone un incremento del 11 % con respecto a 2020 y un incremento del 26% con respecto a 2014.

En cuanto al número de mujeres en el sector, la cifra sigue aumentando poco a poco, siendo de 515 en 2021, lo que supone un 1 % más que en 2020. En lo referente al empleo, Rognoni ha asegurado que “nuestra industria sigue fiel a su compromiso con la incorporación de la mujer y de nuevos profesionales a un sector, como es el de la construcción, en el que existen multitud de oportunidades de desarrollo laboral y en el que escasea la mano de obra cualificada”. Es por ello, ha asegurado, “que Hispalyt seguirá trabajando junto con el resto de agentes del sector para fomentar la formación y la incorporación de jóvenes que quieran desarrollar una carrera profesional con proyección de futuro”.

Ventas por tipos de producto 2021

En cuanto a los crecimientos de ventas de cada familia de producto en 2021, respecto a 2020, destaca el 46 % que han subido las ventas de bovedillas cerámicas (forjados), seguidas de las de tejas, que han aumentado un 25 %. Ha habido también un incremento en la venta de tableros cerámicos del 19 %, que se ha quedado en el 16 % en el caso ladrillos y bloques para revestir. Dentro de esta categoría de productos, los más vendidos han sido los bloques machihembrados y Termoarcilla (32%), seguidos de los ladrillos huecos (16 %), y por último los ladrillos perforados (9 %).

Adoquines y ladrillo cara vista han aumentado también sus ventas, pero de una manera más discreta, en concreto, un 2 % más respecto al año anterior.
En cuanto a exportación, según ha comentado el presidente de Hispalyt, esta se sigue produciendo en gran medida, sobre todo en el caso del ladrillo cara vista y las tejas, llegando las ventas al exterior a suponer un 50-60 % de la producción en algunos casos. En cuanto a los datos globales de exportación del sector en 2021, ha subido un 45 % con respecto a 2020.

Situación del sector ante la crisis energética

La demanda de productos cerámicos en el año 2021 ha sido muy alta y la previsión de ventas del sector de ladrillos y tejas a principios de este año era muy buena, ya que se esperaba un crecimiento del 27 % con respecto al año 2021, en base a los datos de viviendas iniciadas de obra nueva en el año 2021.

Los datos del sector en 2021, ha comentado Rognoni, “nos hizo pensar que se estaba afianzando definitivamente la recuperación económica iniciada en 2014, pero nada más lejos de la realidad, pues la crisis de las materias primas y la guerra en Ucrania, han vuelto a poner en dificultades a nuestro sector, lastrando su competitividad y generando una gran incertidumbre ante el futuro”. Además, ha lamentado que esto se produzca, “en un momento crucial en el que la demanda de nuestros productos está al alza, lo que resulta aún más sangrante”.
La industria de cerámica estructural es un sector intensivo en consumo de energía, ya que para que los productos consigan la elevada durabilidad y resistencia que les caracteriza, es necesario cocerlos en un horno entre 850 ºC y 1250 ºC. Antes de esta crisis energética, los costes de energía, sobre todo de gas natural, suponían cerca del 40 % de los costes totales de producción. A día de hoy, este valor está cerca del 80 %.

En 2022, los costes del gas se han incrementado más de un 500%, lo que pone en riesgo la continuidad de las empresas que no pueden aumentar los precios de los materiales en la misma medida y ha provocado que, en lo que llevamos de año, la mayoría de empresas hayan parado temporalmente sus procesos productivos.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda