Las multinacionales españolas pagan un 1,6% de impuesto de sociedades

05 de octubre de 2021

El 16% de las multinacionales (MNCs) españolas que en 2018 contaban con una facturación anual de más de 750 millones de euros declararon haber pagado ese año en todo el mundo una media del 1,9% de su beneficio global. Estos 20 grupos pagaron en concepto de Impuesto sobre Sociedades 336 millones sobre un beneficio de 17.833 M€

Compartir en:

Este colectivo con menor imposición global cuenta con un tipo casi diez
veces inferior al global de las MNCs españolas, a pesar de tener una
rentabilidad del activo y una rentabilidad del capital solo algo más bajas
que el resto e, incluso, una productividad por empleado y unas ratios de
facturación sobre activos y sobre el capital mayores que el conjunto de los
grupos españoles.

El colectivo total de empresas que figuran en la estadística del informe está
formado por 122 multinacionales españolas, que pagaron a nivel global por
el Impuesto sobre Sociedades 16.800 millones de euros. La cuantía
representa el 18,3% de su beneficio (91.809 millones de euros). Si se mide
en términos de devengo, no de caja, el impuesto alcanzó un total de 17.063
millones para estos grupos, un 18,6% del beneficio.
Estos datos figuran en la tercera edición del análisis que elabora la Agencia
Tributaria a partir de la información suministrada por las empresas a través
del modelo 231 de declaración de información ‘País por país’ (‘Country by
country report’, CBC por sus siglas en inglés), declaración que tiene por
objeto recopilar datos agregados del colectivo para el intercambio de
información entre administraciones tributarias que se establece en los
acuerdos ‘BEPS’ (‘Erosión de Bases y Traslado de Beneficios’) de la
OCDE.
Con vocación de transparencia, se pretende así aportar información útil
para los estudios y análisis del público en general, y de los investigadores
en particular, contribuyendo al debate internacional sobre la tributación de
los grandes grupos societarios, sobre cómo distribuirla entre los países en
los que operan y sobre el establecimiento de un suelo de tributación.

El estudio, que se encuentra publicado ya en la página web de la Agencia,
se ofrece a partir de este año en formato de estadística, con un mayor desglose territorial y de magnitudes. La pasada semana, el Consejo Europeo cerró un acuerdo sobre la nueva directiva europea que establece para las multinacionales europeas una obligación de informar públicamente sobre el beneficio generado y el pago del impuesto en las distintas jurisdicciones de la Unión Europea y en aquellas consideradas por la UE como no cooperativas.
En paralelo, el estudio publicado hoy por la Agencia desglosa las
magnitudes por territorios de la Unión, si bien las aglutina por continentes
para el resto de jurisdicciones, dado que el listado europeo actual de
jurisdicciones no cooperativas no es coincidente con el que tenía efectos
en el año 2018, al que hace referencia la estadística.

El análisis efectuado por la Agencia Tributaria, ofrece información de los
mayores grupos de matriz española y sus 15.085 filiales, de ellas 10.197
(el 67%) extranjeras. Estas multinacionales conjuntamente sumaron, de
acuerdo con la información por ellas declarada en el CBC, una facturación
mundial de 858.483 millones de euros en 2018.
En esta edición, la estadística vuelve a mostrar una gran dispersión de los
tipos efectivos sobre beneficios. De acuerdo con los datos suministrados
por las propias empresas en sus CBC, las 77 empresas con los tipos
efectivos de tributación más bajos únicamente representaron el 26,5% del
impuesto pagado positivo por el conjunto del colectivo, a pesar de
concentrar cerca de la mitad de la facturación (49,3%), el beneficio
(53,4%), los empleados (53,2%) y el capital (54%).
En el caso concreto de los 20 grupos con un tipo efectivo declarado más
bajo (inferior al 5%), esta diferencia entre el pago del impuesto y las
magnitudes operativas se acentúa, ya que representan el 2% del impuesto
pagado por las 122 MNCs pero cuentan con un peso sensiblemente mayor
en términos de ventas (16,6%), beneficio 19,4%), trabajadores (13,1%) y
capital (12,7%).

En la estadística también se puede apreciar cómo, de acuerdo con lo
declarado por las empresas en el CBC, el tipo efectivo pagado en España
se situó en el 16,9% en 2018, lo que supone cuatro puntos menos que lo
pagado por el mismo colectivo en países no miembros de la UE (20,9%).
Esta diferencia se amplía a casi nueve puntos si se toma en consideración
el tipo efectivo devengado (14,8% en España y 23,7% en países no UE).
A su vez, las multinacionales españolas declaran en el CBC haber
concentrado en España en 2018 el 53% de su facturación global, frente al
29% aglutinado en países de fuera de la Unión, cuentan en territorio
nacional con una productividad por empleado un 56% mayor que en países
no UE y sitúan en España el 66% de sus activos totales. Frente a ello, el
peso de España cae sensiblemente en términos de beneficio (42% del
total) y de impuesto pagado (39%).

El análisis de tributación se efectúa en términos de impuesto ‘pagado’ y
‘devengado’, que no son coincidentes debido a que el criterio de cómputo
es diferente. En devengo, el impuesto se debe corresponder con la cuota
líquida del ejercicio fiscal 2018, formada por la suma de los pagos
fraccionados y la cuota diferencial del mismo año fiscal 2018. En cambio,
el impuesto ‘pagado’ es la combinación de los pagos fraccionados de 2018
y la cuota diferencial de 2017. Esta diferencia hace que, por ejemplo, los
créditos fiscales aplicados que se incluyen en uno u otro concepto
(devengado y pagado), resulten diferentes.

El estudio sobre el CBC complementa la información que viene publicando
la Agencia sobre los datos declarados en Sociedades por las empresas
individuales y los grupos consolidados españoles.
La Agencia Tributaria publica estadísticas basadas en los datos declarados
en el Impuesto sobre Sociedades en España, donde se ofrecen los tipos
efectivos a los que tributan las empresas y grupos en nuestro país,
calculando estos tipos tanto sobre las bases imponibles del impuesto como
sobre los resultados contables declarados, incluyendo dentro de estos
últimos las rentas obtenidas en el exterior y susceptibles de haber tributado
en otros países.
Por tanto, en el caso de las empresas globalizadas la información
presentada no era completa al no disponerse todavía de información sobre
su tributación en el resto de los países. Con este análisis del CBC se
complementa la información, puesto que se publican los impuestos
devengados y los que se consideran pagados por los grandes grupos
españoles en todo el mundo según lo informado por las empresas en su
declaración ‘País por país’. En todo caso, la información referida al CBC no es comparable con la existente en las estadísticas publicadas por la AEAT sobre la tributación en España, al existir grandes diferencias metodológicas.
La principal diferencia estriba en el concepto de ‘beneficio’ que recoge el
CBC y el que figura en las Cuentas Anuales Consolidadas de Sociedades
que publica la Agencia. En el CBC se hace referencia a un beneficio neto;
es decir, una vez descontadas las pérdidas de todas las filiales de un grupo
en una misma jurisdicción fiscal.
En cambio, en las Cuentas Anuales se toma como referencia el beneficio
bruto (no considera las pérdidas), que se entiende como una magnitud más
precisa y cercana a la filosofía de un impuesto que sólo pretende gravar
los resultados positivos.

Al tomarse en el CBC los beneficios netos, descontando las pérdidas, los
tipos impositivos resultantes son superiores a los que se obtendrían si el
CBC incluyera el beneficio bruto.Adicionalmente, el concepto de impuesto pagado del CBC incluye pagos realizados como consecuencia de actuaciones de comprobación y resoluciones judiciales de ejercicios anteriores, mientras que en la estadística de Cuentas Anuales Consolidadas se evita esa distorsión al tomar en consideración solo la cuota líquida de cada ejercicio fiscal.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda